En octubre de 2017, Britney Spears subía un vídeo a sus redes sociales en el que podíamos verla, feliz y entretenida, pintando en el jardín de su casa. Pincelada a pincelada, y al ritmo de la sonata número 11 para piano de Mozart, la artista esbozaba unas coloridas flores que, aunque bien las podría haber hecho tu hijo en clase de plástica, llamaron la atención de miles de personas. El tuit en el que compartía el vídeo reunió más de 40 mil likes y la publicación en Instagram supera los seis millones de reproducciones. Un dibujo infantil que, casi sin esperarlo, se convirtió en todo un éxito. ¡Y menudo éxito! Un mes más tarde, las psuedoflores de Britney se estaban vendiendo en subasta por 10.000 dólares. Un precio más que aceptable teniendo en cuenta que el cuadro, de artístico tenía poco. Era un cuadro de cuadro.

«A veces una tiene que jugar», decía la ahora pintora en el pie de vídeo y eso es precisamente lo que te proponemos esta cuarentena. Que juegues, que experimentes y que saces tu lado artístico durante estos días que toca pasar en casa. Aunque muy probablemente no tengas el éxito de Britney Spears y tus obras no acaben por inflar tu cuenta bancaria, al menos conseguirás evadirte un rato, explorar nuevos mundos y… quién sabe, quizás descubrir una faceta tuya que tenías oculta. Te animamos a que durante este confinamiento pruebes a escribir, a bailar, a sacar fotos y a intentar afinar al ritmo de tus canciones favoritas. Puede que termines dando un concierto desde el balcón para todos tus vecinos o que consigas decorar esa pared que no sabías muy bien cómo adornar. Sea como sea, habrá sido un acierto.

Escritura

En estos días tan extraños, es lógico que sintamos que estamos al límite, que haya momentos en los que no podamos más y que tengamos la cabeza hecha un auténtico lío. Escribir es una de las formas más eficaces de aclararnos, de ordenar nuestras ideas y de que todo cobre un poco de sentido. O al menos lo parezca. Aprovecha esta cuarentena para escribir sobre tus sentimientos, crea una especie de diario y léelo cuando todo esto termine. Puede que así descubras tu pasión por la literatura.

Dibujo y pintura

Otra opción más que recomendable es que saques tiempo para dibujar o pintar. Lo puedes hacer mientras ves tu serie favorita o escuchas ese disco que hacía años que no te ponías. Sienta genial cuando una se quiere evadir y, con la práctica, puedes conseguir resultados que merezcan la pena compartir por tus redes sociales. No ganarás 10.000 dólares pero quizás algún que otro me gusta.

Baile

Entendemos mejor que nadie que, de la noche a la mañana, ponerse a hacer deporte pueda resultar tedioso. No tendría sentido que, sin ganas, comiences mañana a dar una clase de crossfit online pero sí que puedes practicar algo de ejercicio haciendo cosas que te diviertan. Un buen ejemplo de ello puede ser bailar. ¿Y si te enfrentas a esta cuarentena como si fuera un curso de baile? Aprende cada día unos pasos nuevos hasta conseguir una coreografía bien ejecutada. Puede que seas como los protagonistas de Un paso adelante y no tengas ni idea.

Canto

Coser y cantar todo es empezar. O eso dicen. Si eres de las que agarran la alcachofa de la ducha y, completamente empapada, se monta su propia actuación de la Super Bowl en el baño, quizá sea el momento de salir de la bañera y meterse en el estudio de grabación. Aprovecha estos días para probar, para aprender algo de solfeo o para intentar añadir canciones nuevas a tu repertorio. ¡Do, re, mi, fa, sol, la, si, do!

Fotografía

Puede que no tengas una cámara de última generación o que tu foco no sea más que el flexo del escritorio pero no importa. Con tu teléfono, un poco de imaginación y muchas ganas puedes lograr hacer instantáneas más que decentes. Si te interesa el mundo de la fotografía, aprovecha para cotillear un poco sobre él. Infórmate sobre el legado de Peter Lindbergh, aprende sobre encuadres y composiciones o indaga sobre qué puedes hacer con Photoshop. Siempre es buen momento para aprender algo nuevo.