Al igual que el resto de los miembros de las casas reales europeas, los duques de Cambridge siguen trabajando en los temas relacionados con las consecuencias que en el país ha generado la pandemia de coronavirus. En esta ocasión príncipe Guillermo y Kate Middleton se reunieron en los jardines de Sandringham  con cuatro organizaciones que se beneficiarán de un fondo creado por la Fundación Real COVID-19 para apoyar a los profesionales que han trabajado en primera línea durante la pandemia. Un acto distendido en el que la duquesa de Cambridge ha vuelto a dejarnos otro de sus magníficos looks.

La futura reina de Inglaterra es una enamorada de los vestidos y podemos asegurar (casi) sin equivocarnos que es la royal que guarda en su vestidor los más bonitos, especialmente para el día. Es este último acto la vimos con uno camisero que nos ha enamorado inmediatamente. Un modelo midi blanco con pequeños bordados en azul, manga al codo, falda a la rodilla tableada y un cinturón en la misma tela para ajustar la silueta, de la firma Suzannah. Tan sencillo como bonito. Lo acompañó con las alpargatas de esparto de Castañer, siguiendo el ejemplo de la reina Letizia.

El vestido de algodón es el modelo Polka de la firma Suzannah y tiene un precio de 1.092 euros. Un diseño de esos que se pueden quedar en el armario muchas temporadas y siempre veremos actual.

Kate Middleton, muy natural

Acorde con un acto al aire libre en los jardines de la residencia de Sandringham, la duquesa de Cambridge optó por la total naturalidad en el tema beauty. Llevó un maquillaje prácticamente imperceptible en tonos nude y su melena peinada con raya al lado y ondas abiertas.

Como joyas, solo unos pequeños aros, de Daniella Draper que cuestan 220 euros; un brazalete de perlas y piedras, de Sézane de 105 euros; y su inseparable anillo de pedida de brillantes con un zafiro. Otro de los looks 10 de Kate Middleton.