Sus paseos diarios junto a su mascota, Mr Butler, por las calles de Nueva York se han convertido en la mejor pasarela posible, tanto en los tiempos de confinamiento como ahora. Porque cada uno de los looks que le vemos a Olivia Palermo es absolutamente perfecto. Ya nos ha adelantado algunas de las tendencias que veremos el próximo otoño, como combinar el vestido lencero con las prendas sport, pero también con sus estilismos puramente veraniegos el resultado es insuperable. El mejor ejemplo, como casi siempre, es el último.

La influencer eligió un vestido blanco largo de bordado inglés, con botones delanteros, tirantes finos, rematado con mini volantes y lazada en la cintura. Un diseño que puede estar en el armario todas las temporadas, porque jamás va a pasar de moda, aunque este año tanto el bordado inglés como el blanco en los vestidos son dos de las tendencias que no estamos dejando de ver.

Pero junto con el vestido también nos ha encantado su forma de combinarlo, con unas mules de terciopelo estampadas de flores (su calzado favorito de este verano). La fórmula perfecta para unir la comodidad con el mejor de los estilos.

Un pañuelo de seda por mascarilla

Y no podemos dejar de hablar del complemento imprescindible de los últimos meses: la mascarilla. Olivia, como ya hemos visto en otras expertas en moda como Sarah Jessica Parker, ha preferido protegerse con un pañuelo de seda estampado en tonos rojos, negros y blancos. Una moda que seguramente no tardaremos ver inundar las calles. Junto al pañuelo, unas originales gafas de sol geométricas de espejo completaban su estilismo 10.

Olivia Palermo y su bichón maltés son, sin duda, la pareja más chic que nos podemos encontrar por las calles de Nueva York.