Se ha establecido en la capital un nuevo espacio gastronómico con alma, cuerpo y vida mejicana. Hablamos de IZTAC el lugar donde el comensal podrá disfrutar de una cocina creativa basada en las raíces y la tradición del país de los aztecas. 

Jorge Vázquez, dueño y gestor de Mex&Co e Iztac se ha convertido en exquisito embajador de la gastronomía mejicana  con una cocina que mira a la vanguardia pero, sobre todo, a su propia tradición. 

Iztac ofrece una carta con recetas de antes en una versión más sofisticada. En sus platos se ven representados los bocados de la de calle y del campo los cuales merecen no ser olvidados. 

Paralelamente encontramos creaciones sofisticadas, con mucha elaboración y sabor descomunal. 

Perdices en Mancha Manteles. Un plato con base de salsa compuesta de chiles, frutas, frutos secos y especias que baña a unas perdices rostizadas que están sobre un puré de camote. O Cochito Chiapaneco, un delicioso platillo de crujiente lechón, salseado de un adobo Chiapaneco, sobre un puré de frijoles y arroz rojo. Ambos buenos ejemplos para quedarte prendado de esta carta con carácter.

Importante no olvidar pedir las Enchiladas de Mole. Exquisitas enchiladas rellenas de pato confitado, bañadas de nuestro tradicional mole de más de 32 ingredientes.

Un plato que reúne un mestizaje gastronómico, técnicas e ingredientes mexicanos y condimentos europeos. 

Como no podía ser de otra manera en Iztac también existe espacio para las bebidas. Una propuesta de coctelería en la que no pueden faltar las micheladas, una buena lista de mezcales y uno de los grandes clásicos de la cultura mejicana: las margaritas. 

Un local reformado y vanguardista. En la decoración de Iztac no hay hueco para los estereotipos y los iconos que nos recuerdan a esta cocina. Todo lo contrario. Una línea sofisticada, vanguardista y elegante con toques de intenso color son los pilares de su interiorismo. El empleo de materiales diversos y la libertad creativa de sus pinturas a la hora de representar la historia de amor de Iztac le han otorgado de una personalidad muy singular, que se percibe nada más entrar. 

Cocina bien hecha creada con cariño, tradición y vanguardia donde el comensal sin duda vivirá un momento memorable. 

Una propuesta gastronómica digna de los paladares más exigentes donde disfrutar y saborear el alma de Méjico se convertirá en la premisa principal.

Lo bueno: Exquisito servicio y decoración única.

Lo mejor: Carta auténtica que hace que el comensal valore nuevas metas de la gastronomía mejicana. 

Precio medio: 40€

Dirección: Plaza de la República del Ecuador, 4  Madrid

 

@Mysevendays_

#saboreandomexico