Uñas ‘desnudas’: ahora la manicura de moda es la que no se ve

Llevar las uñas sin pintar no significa que estén descuidadas. Lucir una manicura desnuda requiere una serie de cuidados y mimos. Solo necesitas un poquito de tiempo y paciencia. Si eres de las que te gusta llevar siempre colores intensos y oscuros (el negro viene este otoño pisando fuerte), dale una oportuunidad a la manicura raw, la más natural.

Unas uñas cuidadas dicen mucho de una persona, convirtiéndose en su mejor tarjeta de presentación. Pero, ¿cómo llevarlas? pueden ser pintadas, decoradas, desnudas, cortas, larguísimas, en stiletto… Las posibilidades son infinitas pero hoy vamos a hablar de una de las tendecias de la temporada: la manicura raw. O lo que es lo mismo, unas uñas tan naturales que parecen que no llevan nada.

Y sin embargo, llevarlas así conlleva cuidados y mimos. Desde cremas hidratantes a baños de parafina, lacas nutritivas, blanqueadoras y vitaminadas. Algo fundamental sobre todo si solemos abusar de los colores oscuros o los rojos brillantes, que a veces dejan la uña amarillenta o ligeramente pigmentada. Eso sí, en este caso lo mejor es llevar unas uñas cortas, semicirculares o en forma de almendra.

Además, los colores más claros y naturales alargan ópticamente los dedos, y disimulan las imperfecciones. Y no hay que olvidar que la edad se nota en las manos y si llevas un color oscuro, los ojos se van a ellas directamente.

De todas maneras, los que saben del tema recomiendan que cuando retiremos los esmaltes de uñas, antes de hacernos de nuevo la manicura dejemos descansar las unas entre 24 y 48 horas. Pero si eso no es posible, al menos una noche entera. Así nos aseguraremos de no dañarlas sin necesidad. Y es que a veces un pequeño descanso está bien.

1Apúntate a los baños de parafina

El tratamiento básico para lucir una manicura perfecta debería consistir, una vez a la semana en seguir el siguiente ritual: limar las uñas, retirar las cutículas, exfoliación e hidratación. Y para este último paso, por ejemplo, vienen geniales los baños de parafina.

2Limar las uñas

Los expertos coinciden en una cosa,  es mejor limar las uñas que cortarlas. Además, así evitaremos tragedias como dejarlas demasiado cortas. Con las limas controlaremos la longitud a la perfección, y además le daremos la forma que más nos gusta.

3Un paso fundamental: pulir

Nuestros mejores amigos son los tacos pulidores de toda la vida, que sirven para sacarle brillo natural a las uñas y que se pueden encontrar en un montón de sitios. Acostúmbrate a este paso y ya no podrás vivir sin él.

4Crema de manos y uñas Bois d'Orange, de Roger & Gallet (8,50 €)

Hidrata, tonifica y protege gracias a su SPF 15. Enriquecida con aceite de argán y aceite de onagra, consigue que nuestras manos y uñas estén preciosas. Tiene un acabado no graso y se absorbe rápido, además de proporcionar un aroma muy rico.

5Nailactan, crema nutritiva para uñas, de Mavala (22,40 €)

Devuelve la elasticidad a las uñas, hidratándolas desde su base y haciendo que sean más resistentes. Con proteínas de soja, colágeno marino, vitaminas B5 y B6… Nutre las uñas secas y frágiles y fortalece las uñas dañadas.

6Limas Corindón, de Beter (1,85 €)

Las limas de toda la vida, las clásicas, lo son por algo. Ideales para que sus uñas tengan la forma que tú quieras. Pero repetimos, si vas a llevarlas «desnudas», es mejor que no sean largas.

7Taco pulidor, de H&M (2,99 €)

Un paso indispensable después de limarlas es conseguir que resalte su brillo natural. Y eso se hace puliendo la superficie de la uña. Sólo será un momento y el resultado es inmediato.

8Set integral de manicura y pedicura, de Jata (34 €)

Resultados profesionales sin salir de casa. Sin cable, con 13 accesorios para limar, pulir, abrillantar… dos velocidades y dos horas de autonomía. Es muy fácil de usar y en cuanto te acostumbres a usarlo…

9Masaje de parafina, de Beurer (89 €)

No es realmente para las uñas, pero ayudan a conseguir unas manos suaves, promueve la absorción de nutrientes y cuida la piel áspera. Para que las manos se vean tan bonitas como las uñas. Y además sirve también para pies y codos.

10Mascarilla de noche fortalecedora O2 Depend, de Beter

Fortalece las uñas y hace que crezcan más rápido. Pensado sobre todo para las uñas más secas y que se parten fácilmente. Se aplica por la noche y su efecto se nota a las pocas semanas ya que regenera la estructura molecular de la uña, haciendo que crezca más rápido.

11Eliminador de cutículas, de 3INA (5,95 €)

Un gel líquido que permite eliminar suavemente las cutículas. También aporta hidratación y calma la piel del contorno de las uñas. Y sin parabenos.

12Blanqueador La Base Coat, de L'Oréal Paris (12 €)

Una base blanqueante enriquecida con aceite de lavanda, que corrige el color de tu uña natural, sobre todo si ha quedado un poco amarillenta tras abusar de los tonos oscuros. Se opuede usar sola o bajo un esmalte.

13Tratamiento fortalecedor, de Essie (13,15 €)

Base y top coat, un todo en uno que fortalece las uñas gracias al aceite de argán, conocido por sus propiedades hidratantes. Además deja un efecto gloss y una manicura perfecta.

14Endurecedor de uñas Nail Nurse, de Rimmel (8,20 €)

Un tratamiento 5 en 1: alisa, fortalece, alarga, da brillo e hidrata. En tres días empezarás a ver los resultados. Y se puede utilizar como base, para cualquier otro color o para llevar solo, dejando un efecto precioso.

15Quick & Shine, de Astor (5,40)

Un básico. Una laca de uñas de secado rápido (en solo 45 seguntos estará listo) y un brillo ultrabrillante que resaltará la belleza natural de tu uña.