El impacto que ejerce el deporte en nuestro cuerpo es mucho mayor del que realmente suponemos. Ya que puede ayudarte a mitigar y mejorar problemas de salud tan importantes como pueden ser el colesterol o el asma. Pero, ¡ojo!, para cada enfermedad es beneficioso un determinado tipo de ejercicio. Escoge el más adecuado para ti.

Yoga: alivia el dolor de espalda

Este deporte te ayudará a eliminar tensiones de la espalda y por lo tanto la rigidez de los músculos de esta zona. La natación es otro deporte adecuado para los dolores lumbares o cervicales, ya que los ejercicios en el agua ayudan a descontracturar los músculos de la espalda y reducir el dolor.

Caminar: consigue un corazón fuerte y sano

Caminar a buen ritmo y el ciclismo resultan muy beneficiosos para aquellas personas que padecen de hipertensión arterial o problemas de circulación. Aunque si hacer deporte no es lo tuyo no te preocupes, en vez de marcarte una rutina de ejercicio, prueba a subir escaleras y a ir andando en lugar de coger el coche. Ten en cuena que para que estos deportes sean efectivos deberás practicarlos tres días por semana en sesiones de 30 a 60 minutos.

Ciclismo: mejora la artrosis

Para los problemas de articulaciones, el ciclismo es la mejor opción, aunque también lo es la natación. Con excepciones: el ciclismo no suele ser conveniente en casos en que haya un desgaste de rótula; y en la natación, por ejemplo, conviene evitar la braza si la artrosis afecta a las vértebras lumbares. Pero, en la mayoría de casos, son buenas alternativas para personas con esta patología.

Running: controla el colesterol

Mediante este ejercicio, las partículas LDL, con efecto nocivo, se transforman en HDL (colesterol bueno), de efecto protector. Practica al menos tres horas a la semana de running, las personas activas muestran valores de colesterol bueno más elevados, y más bajos del colesterol malo, que las sedentarias.

Natación: lo mejor para combatir el asma

La natación es el mejor deporte para los asmáticos, puesto que no provoca mucha presión pectoral y se practica con humedad. Ten en cuenta que seis minutos de deporte pueden producir un ataque de asma, por lo que se recomienda practicarlo en intervalos de menor duración. Con estas características podemos encontrar los deportes en equipo y las carreras de relevos.