La nueva normalidad es tan nueva que no tenemos mucha idea de en qué va a consistir. La carrera hacia la desescalada ya ha comenzado y, según vamos avanzando, vamos descubriendo de qué se trata. Es un camino complejo pero no imposible. O eso parece. Las peluquerías y centros de belleza ya han abierto sus puertas; los bares y restaurantes han comenzado a repartir comida a domicilio y ahora, los pequeños comercios levantan la persiana para recibir a sus primeros clientes post apocalipsis. Este es justamente el caso de Inditex. La empresa gallega ha decidido abrir hoy sus tiendas… Eso sí, con algunos aspectos que debemos tener en cuenta.

La multinacional solo podrá abrir algunas de las 1.600 tiendas que tiene repartidas a lo largo y ancho de nuestro país. Y digo algunas pues esta reapertura solamente afecta a los establecimientos de menos a 400 metros cuadrados. O por lo menos por ahora. La fase 0 permite la apertura de todo tipo de pequeños locales con atención individualizada y guardando siempre la distancia de seguridad de dos metros. Tendrán preferencia las personas mayores de 65 años dentro de sus horarios de paseo y se tendrán que cumplir las medidas de higiene mínimas. En la fase 1 ya abrirán todos los establecimientos, pero su aforo limitado al 30%. Sin embargo, si tu tienda Inditex se encuentra en un centro comercial tendrás que esperar, pues estos espacios permanecerán cerrados hasta la fase 2, siempre y cuando no se circule por las zonas recreativas comunes.

¿Cita previa para ir de compras?

Zara, Massimo Dutti, Uterqüe, Oysho o Bershka por fin abren algunas de sus tiendas después de casi dos meses completamente cerradas pero lo harán solo para las personas que haya pedido cita con antelación. La normativa para la desescalada solo permite la atención individualizada de los clientes y es por eso por lo que, en el escaparate de cada tienda menor a 400 m², habrá un cartel con el número de teléfono del establecimiento para que los clientes puedan pedir dicha cita.

Según ha informado el grupo textil y tal y como anunció el gobierno hace una semana, solo podrá haber un comprador por trabajador, al que se le atenderá durante no más de media hora. Además las personas mayores tendrán un trato preferente, por lo que se les facilitará el acceso dentro de sus horarios establecidos. Seas mayor o joven, ya sabes. Si lo que quieres es buscar un modelito para tu primera salida propiamente dicha, comprar un regalo o hacer una devolución, debes pedir cita en tu tienda más cercana. Es hora de adaptarnos a esta nueva normalidad y qué mejor forma de hacerlo que empezando por lo que más nos gusta: ir de compras.

Inditex, un granito de arena en la lucha contra el coronavirus

La empresa de Amancio Ortega, casi desde el inicio de la pandemia,  ha querido aportar su granito de arena en la lucha contra el coronavirus. Un buen ejemplo de ello es lo que ha venido haciendo las últimas semanas su marca Zara, que ha creado batas para gran parte de los sanitarios que se dejan la piel para cuidar de los más vulnerables.

La multinacional consciente de que el Covid-19 afecta a medio mundo pero especialmente a nuestro país donde, concretamente, ha provocado que muchos centros médicos y hospitales se vean desbordados y casi sin material sanitario. Es por ello por lo que Inditex hace ya más de un mes se comprometió a donar 300.000 mascarillas quirúrgicas protectoras a la semana, una iniciativa que se suma a las batas que ya están llegando a los hospitales. Además, la empresa ayudó a Penélope Cruz y Javier Bardem a gestionar la donación de material sanitario al Hospital de La Paz de Madrid, uno de los más afectados por el Covid-19. Concretamente, y gracias a la ayuda de Inditex, ambos actores lograron enviar 100.000 guantes de Nitrilo y 20.000 mascarillas tipo FFP2 para que médicos y enfermeros pudieran ejercer su profesión con las mayores garantías.

Una serie de gestos solidarios que vienen de la mano de muchos otros que la empresa de Amancio Ortega viene teniendo desde sus inicios. Hace unos meses, por ejemplo, donó 320 millones de euros para que los hospitales públicos de toda España pudiesen comprar más de 290 equipos de última generación para el diagnóstico y tratamiento del cáncer. Una iniciativa que demuestra que la empresa es consciente de la importante labor de la sanidad pública en nuestro país.