No es tan fashion como Letizia o Rania de Jordania, pero Matilde de Bélgica puede presumir de ser la reina más discreta y elegante. La soberana de los belgas mantiene una línea de absoluto clasicismo y no nos cansamos de repetir que va perfecta en cada ocasión. Ahora la hemos visto en una visita a un supermercado en la ciudad de Gerpinnes para apoyar a este colectivo que sigue trabajando en primera línea en plena pandemia, con un estilismo tan clásico y tan ideal como siempre.

La Reina paseó por la tienda, habló con los cajeros, reponedores y responsables del establecimiento con las consiguiente mascarilla y manteniendo la distancia de seguridad que exigen las autoridades sanitarias.

Rojo y nude, la combinación más elegante

Matilde de Bélgica eligió un traje pantalón rojo con chaqueta de doble botonadura forrados y complementos en nude, una de las combinaciones más elegantes que nos podemos encontrar.

Además de los clásicos salones, la Soberana optó por un coqueto bolso de asa con solapa y cierre dorado en nude, más chic imposible, y unos guantes en el mismo tono. Un complemento que destila clase y, además, en estos momentos sirve de protección.

Un look que desde luego ninguna de nosotras elegiría para ir al supermercado, pero que en el caso de toda una Reina nos parece perfecto. Sobrio, pero a la vez con el potente color rojo como protagonista, que eleva cualquier estilismo, y es sinónimo de elegancia absoluta.
Matilde sigue la misma línea que comenzó desde que llegó a la Familia Real belga cuando se casó con el hoy rey Felipe, el 4 de diciembre de 1999. Su modisto de cabecera es Edouard Vermeulen, al frente de Natan, que firma la mayoría de esos looks impecables con los que ha conquistado a todo el mundo.