En el glamuroso Principado de Mónaco cada miembro tiene su sitio bien definido en el mundo fashion. La princesa Carolina es la reina indiscutible con su clase innata y un estilo que no entiende de modas: su hija, Carlota Casiraghi representa la elegancia moderna con un punto rompedor, y sus nueras se reparten entre la elegancia clásica de Beatrice Borromeo y el estilo boho-chic de Tatiana Santo Domingo. Esta última ha participado en la última salida de la Familia Real para inaugurar el nuevo casino de Montecarlo. Y hemos caído rendidas a su look.

Aunque residen en Mónaco, Tatiana y su marido, Andrea Casiraghi, están pasando este tiempo junto a la familia en el Principado. Y como el resto de las familias reales europeas poco a poco se van incorporando a los actos fuera de Palacio que quedaron suspendidos por la crisis sanitaria.

En esta nuevo acto, a pesar de la asistencia de Charlene y Estefania, Tatiana Santo Domingo se llevó todas las miradas, con su estilismo totalmente fiel a su estilo, que es de lo mejor que hemos visto en los últimos tiempos. Eligió un vestido largo de estilo boho bordado de flores, junto a unas sandalias planas de cadenas plata y oro, y un original bolso de rafia y cuero. Un estilismo cien por cien Tatiana.

El vestido es el modelo Touba, en lino y con bordados tradicionales realizados por las bordadoras de Lucknow, en la India, de la firma Muzungu Sisters, y tiene un precio de 675 euros.

La firma de Tatiana

Esta marca la fundaron Tatiana y su gran amiga Dana Alikhani en 2011 con un filosofía muy clara, uniendo las palabras «muzungu», que en suajili ‘viajero’, y el «sisters» de «hermanas» en inglés. Y precisamente en eso radica la originalidad de su firma, en los viajes que realizan alrededor de todo el mundo buscando entre los artesanos piezas originales y con mucha tradición, que ellas convierten en moda. Vestidos de estilo boho, pero muy chics, como el que ella luce; kaftanes de Marruecos; mochilas colombianas, o collares de Sudáfrica… Todas ellas piezas que cuentan una historia y realizadas según tradiciones ancestrales.

Pero como también hay que adaptarse a los nuevos tiempos, Tatiana y su socia ya tienen a la venta en su web diseños del complemento del momento: la mascarilla, también con estampados tradicionales.

La esposa de Andrea Casiraghi lució un modelo muy en sintonía con su vestido, con las tradicionales flores bordadas del folclore de Hungría. Su precio: 27 euros.