Hay verdades universales, irrefutables. Decir que el sol calienta o afirmar que el agua es incolora, inodora e insípida son algunas de ellas. No son más que informaciones sumamente objetivas que nadie puede tener el valor de negar. Algo similar ocurre con el estilo de Tamara Falcó. Considerar que todos sus looks son rotundos aciertos es casi una verdad absoluta. Es por todos sabido que la nueva marquesa de Griñón sabe cómo vestir en cada ocasión y que, siempre que tiene oportunidad, nos deja con la boca abierta. Ella conoce muy bien qué prendas le favorecen y qué complementos llevar con cada modelito para hacerlo suyo y no fallar. Y en esta última ocasión, no podía ser de otra forma.

La hija de Isabel Preysler, de quien indudablemente ha heredado el buen gusto, acudía anoche a un elegante evento organizado por la firma francesa de belleza Sisley Paris. Una noche de gala celebrada en el conocido Club Alma del barrio madrileño de Salamanca. Para tal especial ocasión, Tamara Falcó quiso deslumbrar a todos los asistentes y, como de costumbre, lo consiguió. Lo hizo con un elegante vestido de color rosa, elaborado en punto lamé, sin mangas, con escote en pinto y cintura marcada. Un sofisticado diseño de falda plisada hasta el suelo con el que la joven no podía estar más radiante.

La invitada perfecta con el vestido perfecto

Sencilla pero sumamente elegante, la marquesa de Griñón quiso volver a demostrar que, en cualquier evento o ceremonia, ella es la invitada perfecta. El vestido que eligió pertenece a la colección primavera-verano 2020 de Elisabetta Franchi, una de las firmas favoritas de muchas famosas e influencers y que suele apostar por los tejidos semibrillantes y las prendas sofisticadas pero también delicadamente sensuales. Disponible en diferentes colores, entre ellos dorado, negro, azul cobalto, verde menta o azul Tiffany, el precio de este vestidazo es de 471 euros.

En la web lo venden con un cinturón de hebilla XXL que, elaborado en el mismo tejido, crea un conjunto de diez. Sin embargo, Tamara Falcó ha preferido prescindir de él y lucir la prenda sin muchas pretensiones ni complementos. Solo le ha bastado su habitual cadena de oro y una discreta medalla. La ex ganadora de Masterchef Celebrity ha sabido hacer suyo el vestido y lo ha llevado como nadie. Un claro ejemplo es cómo nos lo ha mostrado a sus fieles seguidoras a través de su cuenta de Instagram. La joven no ha querido enseñar la enorme abertura lateral de la falda y ha preferido no presumir de pierna en la red social. Algo que hemos echado en falta pues, sin duda, nos hubiese encantado ver su lado más sexy.