Hubo un tiempo en el que Sienna Miller era la it girl por excelencia. Durante los años que duró su noviazgo con Jude Law (entre 2004 y 2005, aunque después retomaron la relación en 2009 para romper definitivamente en 2011), se convirtieron en la pareja más chic. Los looks de la actriz eran imitados por miles de chicas como hoy pueden ser los de  Gigi Hadid o Hailey Baldwin o si viajamos a nuestro país los de Paula Echevarría o María Pombo. Pero tanto interés le pasó factura: «Mi forma de vestir era tan imitada que perdí todo el interés por el tema», llegó a confesar.

Básicos y complementos

Pero que la actriz ya no muestre tanto interés por la moda no quiere decir que haya perdido ese estilo que un día la encumbró. Siempre se caracterizó por los looks boho-chic, y ahora continúa con sus estilismos de sport que siguen siendo ideales.
A la actriz la vimos pasear por las calles de Nueva York con su hija Marlowe de la mano, con unos vaqueros rectos con el bajo remangado, una camiseta blanca y la clásica cazadora bomber que nunca pasa de moda. Un look casual que nos parece perfecto.

Pero además, Sienna lo combinó con unas originales botas de estilo montaña con cordones rojos y  el bolso Balloon bag, de Loewe, que se se ha convertido en el complemento estrella de la firma y en el preferido de las celebrities. Un modelo bombonera en color cuero que tiene un precio de 1.800 euros.

Sienna Miller lanzó en 2007 junto con su hermana Savannah, diseñadora de profesión, la firma Twenty8Twelve, que inmediatamente se convirtió en un éxito. Pero tras la experiencia quiso dejar atrás el mundo fashion que en su momento llegó a eclipsar su carrera de actriz. Aunque ahora vive alejada del universo de las influencers, siempre nos inspira y nos deja claro que sigue sabiendo mucho de moda, aunque parezca que no le preocupa ya demasiado.