Todas estaremos de acuerdo en que Rania de Jordania es una de las reinas actuales con más estilo. Ella sabe mejor que nadie conjugar las tendencias más informales dentro de sus looks reales; se atreve a saltarse el protocolo si hace falta por tal de ir a la moda y es capaz de aunar a la perfección informalidad y elegancia en todos sus looks. Conjuga siempre innovación y tradición y es por ello por lo que su estilo ha servido de precedente (e inspiración) para muchas de las royals más estilosas del momento. Entre ellas, la reina Letizia.  Sin embargo, a Rania de Jordania no solo la imitan otras monarcas o famosas, sino que en ocasiones son las propias marcas las que copian sus siempre acertados looks  para acercarlos a todos los públicos.

En esta última ocasión ha sido Shein la firma que se ha fijado en uno de sus vestidos más icónicos de Rania y lo ha convertido en una pieza low cost apta para casi todos los bolsillos. La web de moda asiática se ha inspirado (por llamarlo de alguna manera) en el vestido verdoso de estilo tradicional de Etro que la reina de Jordania llevó subida en unos maravillosos tacones de Manolo Blahnik en junio de 2016. Lo hizo en la celebración del centenario de la Gran Rebelión Árabe allá por 2016 y ahora, cuatro años más tarde, Shein lo trae a su web para que todas, más o menos, podamos llevarlo.

Del vestidor de Rania a tu armario por tan solo 17 euros

Las similitudes son muchas y las diferencias (en apariencia), no tantas. Aunque el vestido que venden en la web no está bordado, sino que estampado, el efecto final es muy parecido al del conjunto de Rania. Con cinturón estratégico para estilizar el cuerpo, de manga acampanada y con estampado de pañuelo, el diseño de Shein cuesta tan solo 17 euros. Un precio la mar de asequible para vestir como una auténtica reina.

Es evidente que el diseño de Rania de Jordania nos gusta mucho más. Es más elegante, está mejor confeccionado, tiene unos apliques increíbles y su color verde aguamarina es mucho más sofisticado que el intenso verde botella del vestido de Shein. Sin embargo, y para ser completamente honestas, la adaptación de la marca china nos parece tan económica como efectiva. Sin duda, las tiendas de moda low cost no pierden el tiempo y no dejan de fijarse en los grandes diseñadores y en las famosas y royals mejor vestidas de cada momento para seguir creando prendas. Un negocio rentable y cuestionable a partes iguales.