«No solo eres mi mujer y la madre de mi hijo (con el segundo en camino), eres mi mejor amiga. Te quiero» escribía hace unos minutos Fernando Verdasco en su cuenta de Instagram; donde compartía una bonita instantánea junto a su esposa, Ana Boyer. La hija de Isabel Preysler y el tenista siguen tan enamorados como el primer día y, a la espera de dar la bienvenida al que será el hermanito o la hermanita del pequeño Miguel, ambos siguen disfrutando de la vida en familia, pero también en pareja. Tanto se quieren disfrutar el uno del otro que, anoche, quizás para celebrar que hoy es el Día de la Amistad, decidieron irse de cita.

El plan lo desconocemos. No sabemos a dónde fueron, qué cenaron o a qué hora se recogieron. Sin embargo, lo que sí que os podemos decir es que el maquillaje que usó Ana Boyer para tal importante ocasión la hacía estar radiante. La hermana menor de Tamara Falcó, tal y como suele hacer siempre, apostó por la sencillez más delicada y la más acertada discreción, con un beauty look muy fácil de copiar pero, sin duda, muy favorecedor.

El beauty look de Ana Boyer en su cita más especial

Ana Boyer quería estar más espectacular que de costumbre para su velada romántica junto a Fernando Verdasco; y para ello contó con la ayuda de Ramón Ríos Negro, uno de los maquilladores más conocidos de nuestro país. Él, usando productos de Yves Saint Laurent Beauty hizo que la ahora influencer estuviese especialmente guapa. Solo bastaron unas ligeras sombras en los párpados, un toque de máscara de pestañas y una buena base de maquillaje para hacer que Ana Boyer brillase con luz propia. Más concretamente, el make up artist usó los polvos bronceadores Sahariennes Bronzing Stones (35 euros) y el colorete con un toque de brillo Couture Blush (31,72 euros); que aplicó con tres brochas de diferentes tamaños. La dos grandes con un precio de 26,68 euros cada una para aplicar base de maquillaje y polvos bronceadores; y la más pequeña, de 17,45 euros, para aplicar las discretas sombras de ojos. 

Si el maquillaje nos gustó, su elección de estilismo no podía ser menos. La esposa de Fernando Verdasco apostó por un sencillo vestido negro abotonado, sin mangas y en un tejido similar a la seda que, sin duda, nos resulta perfecto para cualquier ocasión. Ana lo usó para salir de noche pero lo cierto es que es todo un acierto para cualquier hora del día. Sin apenas accesorios (solo añadió un reloj de pulsera a su muñeca), la joven no necesitó nada más para conquistarnos.