Hace unos días Sara Carbonero nos sorprendía a todas con su nueva imagen. La presentadora decía adiós a su larga melena para dar la bienvenida a su valiente corte de pelo. Al más puro estilo pixie, muy corto y con flequillo desfilado, la joven de 36 años no podía estar más guapa. Un look con el que marcaba el fin a una de las etapas más duras de su vida pues hace ya algo más de un año desde que anunciase que había sido operada de un tumor maligno en el ovario; veinte días después de que su marido, el futbolista Iker Casillas, sufriera un inesperado infarto. Ahora, la familia Casillas-Carbonero es más fuerte que nunca y con su nuevo look Sara está, si cabe, más favorecida que de costumbre. El corte resalta sus marcados y atractivos rasgos y no puede gustarnos más.

La foto en la que nos enseñaba su nuevo y elegante corte de pelo reúne ya en Instagram más de 332 mil likes y no es de extrañar: se veía espléndida. Esa publicación cumple hoy una semana y por el mismo camino va su último post en la red social. En él, la periodista nos invita a pasar una «tarde de fantasía» con ella y ha aprovechado para presumir de estilo. Con un vestido blanco de espalda descubierta, unas elegantes cuñas y unas gafas de sol Wayfarer, Carbonero daba la bienvenida a la temporada primavera verano de la mejor forma.

El vestido blanco perfecto para los días de verano

Para pasar una maravillosa tarde de verano, Sara Carboneró eligió una de esas prendas que jamás pasan de moda. Todoterreno, atemporal y efectivo en casi cualquier situación, el vestido de la expresentadora de informativos es, sin duda, una pieza 10. Se trata del modelo Silva de la firma Masscob. En color blanco, con detalles rizados, ligero corte evasé, escote en uve y llamativos volantes a modo de mangas, puedes encontrarlo en la web de la marca por 386 euros.

Complementos de diez

Acompañando el maravilloso vestido, Sara Carbonero ha elegido piezas sencillas y de estilo clásico. A modo de calzado, ha optado por unas cuñas de esparto con tiras en dos colores de Popa Brand (las de la imagen cuestan 74,95 euros); y como accesorios ha decidido llevar colgantes y pulseras de Agatha Paris, firma de la que es imagen y para la que ha diseñado ya varias colecciones; además de unas gafas negras tipo Wayfarer. Por si fuera poco, al conjunto 10 ha añadido unos bonitos dibujos en el brazo. Inspirados en la flor del cerezo y en esta atípica primavera, el tatuaje temporal nos divierte y encanta a partes iguales. ¿Saldremos de casa este verano con pintura por el cuerpo? ¿Haremos del body painting la nueva tendencia? Sara ya ha dado el primer paso.