El 20 de marzo de 2016 Sara Carbonero e Iker Casillas se casaron en la más estricta intimidad en Boadilla del Monte, localidad cercana a Madrid en la que entonces residían. Muy pocas personas, entre ellas su hijo Martín, que entonces tenía dos años (Lucas nació tres meses después de darse el ‘sí, quiero’) fueron testigos privilegiados de ese momento. Nos quedamos con las ganas de ver a la periodista vestida de novia, y estamos seguras que con su estilo habría sido de esas que nos quedan en el recuerdo para siempre.

Pero cuatro años después Sara Carbonero nos ha dejado una idea muy clara de cómo es su traje de novia perfecto, ese con el que sin dudarlo volvería a sellar su amor con el exportero de la Selección española. Un diseño muy en su línea boho y romántica con el que también nostras daríamos el ‘sí, quiero’ sin dudarlo.

La elección de Sara para su nueva boda soñada es un diseño de la firma autraliana Zimmermann. Un dos piezas formado por un con crop top bordado con mangas abullonadas transparentes con puño y una vaporosa falda larga de plumeti con un cinturón XL para marcar la figura. Ella se ha enamorado nada más verlo y también nosotras hemos caído rendidas a este modelo. ¿Quién más se casaría así? pregunta. Seguro que casi todas.


Solo nos queda animarla para una reboda, pero esta vez con luz y taquígrafos para que todos podamos ver lo maravillosa y guapa que Sara Carbonero estaría vestida de novia.