Espejito, espejito, ¿quién es la más bella del reino? ¡Enhorabuena! La frase más mítica de Blancanieves ahora, por fin, puede representarte. Teniendo en cuenta que el reino como tal, debido al confinamiento, ahora son las cuatro paredes de tu casa, no hay duda de que la más bella eres tú. Sin embargo, puedes serlo aún más si aprovechas el tiempo encerrada en tu hogar para cuidar un poco tu piel. Llevar una rutina de belleza es algo imprescindible si queremos evitar las arrugas, la piel excesivamente seca o que nos salgan espinillas o rojeces. Suele ser algo fácil pero hacerlo de manera constante y dedicarle el tiempo suficiente, nos puede resultar complicado. Quizás, ahora que tenemos que pasar varias semanas sin salir de casa, podemos sacar unos minutos para cuidar nuestra cara tanto de día como de noche.

Existen multitud de productos diferentes en el mercado, tantos como consejos o artículos en los que nos enseñan a llevar una eficiente rutina de belleza. No es difícil liarse entre tanta oferta  y no saber cuál es el orden adecuado a la hora de aplicarlos. Tónico, sérum, agua micelar, crema hidratante… Decenas de potingues que, si no estamos acostumbradas, nos pueden suponer un caos total. Es importante leer bien las indicaciones y saber cómo, cuándo y por qué aplicar cada una de las cremas o líquidos que tenemos en nuestro neceser. Aquí te mostramos cómo debe ser tu rutina de belleza (diurna y nocturna) para que puedas practicar y llevarla a cabo en estos días de cuarentena. Eso sí, si tienes ventanas exteriores, intenta salir un poco al sol. ¡La vitamina C es imprescindible!

De día

Por las mañanas es imprescindible lavarnos la cara. Da igual que no vayamos a salir de casa (como es el caso), limpiar las legañas de nuestros ojos y humedecer nuestra piel nos ayudará a despertarnos y empezar el día de una forma más activa. Podemos usar algún gel o jabón específico, agua micelar o simplemente agua y nuestras propias manos. Después, deberemos tonificar nuestro rostro. El tónico sirve para mejorar la textura y aumentar la irrigación sanguínea, lo que hace que revitalice los tejidos de nuestra piel. También aporta luminosidad y refresca nuestra cara. ¡Es maravilloso! Para continuar, es importante que apliquemos algún tipo de suero facial. No es imprescindible, pero los sérums ayudarán a que nuestra piel esté firme, hidratada, además de ayudarnos a reducir las manchas. Si sigues algún tratamiento específico por problemas dermatológicos, deberás aplicarlo justo en este momento.

Seguidamente, es importante que cuidemos el contorno de nuestros ojos. Los abrimos y cerramos constantemente, por lo que son una de las partes en las que antes nos salen arrugas y líneas de expresión. Es una zona muy delicada por lo que tendremos que tener especial cuidado. Usa tus dedos meñiques o anulares para dar pequeños toques de producto. Ahora es el momento de la crema hidratante. Si tienes la piel con tendencia grasa, te recomendamos que te hagas con una crema con alto porcentaje de agua. Por último, y probablemente uno de los pasos más importantes, debes aplicar crema solar siempre que vayas a salir de casa. Da igual que vayas a pasar horas o simplemente salgas de la casa al trabajo, la exposición solar es un claro enemigo para nuestra piel.

En resumidas cuentas, la rutina de belleza de día debe constar de los siguientes pasos:

  1. Lavar la piel
  2. Tonificar
  3. Aplicar suero facial o sérum
  4. Usar crema para los ojos
  5. Hidratar
  6. No te olvides de la protección solar

De noche

Después de todo el día de allí para allá, el sudor, la contaminación y el sol, es importante que volvamos a dedicarle unos minutos a nuestra piel. Antes de acostarnos, deberíamos lavarnos la cara, volver a aplicarnos el tónico facial y hacer uso de nuestro sérum de confianza. También es recomendable que usemos crema para el contorno de los ojos y que masajeemos nuestro rostro con una crema de noche, más intensa que la de día, que nos vaya haciendo efecto mientras nosotras dormimos plácidamente. Una rutina de belleza nocturna podrá ayudarte más de lo que piensas. Toma nota:

  1. Lavar la piel
  2. Tonificar
  3. Aplicar suero facial o sérum
  4. Usar crema para los ojos
  5. Masajear con crema de noche

Cuida tu piel, mímate, dedícate tiempo. Es el momento perfecto para iniciar y mantener una rutina de belleza  pero, por favor, no te olvides de lavarte las manos con mucha asiduidad. ¡Por tu salud y por la de todas!