Nuestro cuerpo paga los excesos navideños, pero hay solución para los kilos extra y está al aire libre: ¿qué tal practicar un poco de senderismo?
Nacedero de Urederra baquedano (navarra)
Siguiendo el río Urederra (significa ‘agua hermosa’ en euskera) nos adentramos en un paisaje de hayas y con pozas de aguas turquesa, rápidos y cascadas. Son 6 kms.
de recorrido, de baja dificultad.

Las Cascadas Azules son el gran atractivo. Aunque por ser Reserva Natural el baño está prohibido. Solo pueden entrar 450 personas al día.

Un baño de placer
Sí puedes sumergirte en las playas de Artavia y de Zudaire.
El Cañón del Río Lobos soria y burgos
Este Parque Natural se de-sarrolla entorno a un profundo cañón de escarpados farallones, entre sabinas y pinos, halcones y águilas reales…

Para recorrer a pie puedes ir por la ruta del Torcón, de algo más de 10 kms. y llegar al mirador de Costalago; y la de la Senda del Río: 10 ó 25 kms. por el interior del cañón.

Joyas con historia
En la ruta verás el puente de los Siete Ojos y la ermita románica de San Bartolomé.
Patones de Arriba (Madrid) Sierra norte
Esta zona nos ofrece maravillas naturales para caminar como esta que comienza en el pueblo de piedra de Patones.

Son 11 kms. de baja dificultad. en una ruta circular hasta subir a la cumbre del Cancho de la Cabeza (1.264 m.), desde donde respirarás ante las mejores vistas.

Un pueblo revivido
Patones de Arriba, en la cuenca del Jarama, te encantará con sus típicas casas de pizarra y sus calles empedradas.