Pasan los días en casa y comienzan a aparecer los primeros inconvenientes estéticos que habitualmente dejamos en manos de profesionales. Las primeras canas, las cejas desdibujadas o las uñas que crecen y comienzan a ponerse feas. En este último caso todavía es peor si llevamos la manicura. ¿Cómo podemos hacer para quitarnos el esmalte permanente si no podemos ir a un salón como hacemos habitualmente?
Lo recomendable siempre es acudir a un profesional, pero ahora que están cerrados tenemos que hacerlo nosotras mismas en casa y convertirla en nuestro propio salón de belleza.

Aunque los centros de manicura no pueden abrir debido al estado de alerta de nuestro país, nos siguen queriendo facilitar la vida y desde Sibera Salón nos han dejado un fácil paso a paso spbre cómo debemos quitarnos el esmalte permanente hasta que podamos recuperar nuestras rutinas beauties.

Qué necesitas:
1. Lima.
2. Acetona pura.
3. Discos de algodón.
4. Papel de aluminio.
5. Pusher o palito de naranjo.
6. Pulidor.

Paso a paso:
1. Pulimos el esmaltado para quitar el brillo y dejamos la superficie porosa (puedes pulir sin miedo porque no se toca la uña; cuánto más pules, mejor).
2. Cortamos los discos de algodón, mojamos en acetona pura y aplicamos encima de las uñas.
3. Envolvemos cada dedo en papel de aluminio.
4. Esperamos aproximadamente 15 minutos.
5. Con un pusher o un palito de naranjo quitamos el esmaltado suavemente. ¡No lo hagas con fuerza! Es mejor de nuevo envolver con algodón el dedo donde no se quitó el esmaltado y seguir con los otros dedos.
6. Pulimos las uñas para quitar los restos de esmaltado.
7. Aplicamos aceite para cutícula y crema de manos.