La celulitis, el mayor enemigo de la mujer, consiste en la acumulación de nódulos adiposos (grasa) en el tejido subcutáneo de algunas de las zonas de tu cuerpo. Las más afectadas son: muslos, caderas, glúteos y vientre. Normalmente se asocia a mujeres con sobrepeso, pero no siempre es así. La genética, una vida sedentaria o unos malos hábitos también la propician. Además, su aparición también está relacionada con altos niveles de estrógenos, lo que da lugar a los edemas, retención de líquidos.

Toma nota y sigue las claves para reducirla, porque a pesar de que no puede eliminarse completamente, sí puedes combatirla y lograr presumir de una piel suave, lisa y firme este verano.

Tipos de celulitis

Dura: Afecta principalmente a las mujeres jóvenes y aparece en la zona de glúteos y muslos. Suele ser una de las primeras manifestaciones de la celulitis. Su apariencia es rugosa, con hoyuelos, y, en algunas ocasiones, con estrías.

Blanda: Aparece a partir de los 35 años, y su consistencia es más gelatinosa y flácida. Las zonas del cuerpo más afectadas son: vientre y brazos. La falta de tonicidad muscular la agrava.

Edematosa: Es la menos frecuente y la más difícil de eliminar. Afecta a todo tipo de mujeres. Y se diferencia de las anteriores en que además de la piel de naranja, también presenta un edema, es decir, retención de líquidos.

Ejercicios que ayudan

Sentadillas (3 series de 15 repeticiones)

1

Colócate de pie, con la espalda recta y las piernas separadas a la anchura de las caderas. Deja que el peso del cuerpo recaiga sobre los talones.

2

Estira los brazos rectos hacia delante y baja flexionando las rodillas, para después subir hasta la posición inicial. Intenta a la vez, meter el vientre.

 

Elevación de piernas (2 series de 10 repeticiones)

1

Túmbate en la colchonera de lado. Apoya tu codo y sujeta la cabeza con la palma de la mano. Pasa la pierna que haya quedado por encima hacia adelante y sujétala con la otra mano.

2

En esta posición, eleva la pierna que se ha quedado en la parte inferior y mántenla 5 segundos. Repite y después realiza el ejercicio con la pierna contraria.

La cosmética puede ser nuestra aliada

Exfolia antes. Es importante hacerlo una vez a la semana para que los productos que apliques después penetren en las capas más profundas de la piel. Hazlo con una esponja natural e insiste en las zonas más afectadas.
Reafirmantes y reductores. Aplica los geles o cremas siempre con masajes circulares ascendentes. Aunque no hacen milagros, debes ser constante y su uso diario te ayudará a mantener la piel más firme e hidratada.
Qué activos deben contener. Entre sus activos no puede faltar la cafeína (el principio activo lipolítico de referencia), que posee un efecto drenante; y el extracto de algas, que evita que se acumule la grasa.

Alimentos reafirmantes

Espárragos: Estimulan el riñón facilitando la eliminación de líquidos y toxinas.

Piña y papaya. Las enzimas que contienen facilitan la digestión de las proteínas y mejoran los procesos digestivos.

Fresas: Por su contenido en agua y potasio son diuréticas; por su fibra, laxantes y por su contenido en vitamina C, tienen un efecto antioxidante.
Copos de avena: Mejoran la circulación sanguínea y combaten el estreñimiento.