Pasear al perro
Tener una mascota libera endorfinas en el organismo, las hormonas encargadas de la felicidad. Pero, además, también contribuye a mejorar nuestra salud, ya que está demostrado que pasear a tu perro una media de tres veces al día supone un gasto de hasta 160 calorías o lo que es lo mismo, correr cerca de un cuarto de hora. Además, si a esto le sumamos una sesión de juegos como tirarle la pelota, el consumo puede duplicarse e, incluso, hasta triplicarse.

Planchar
Si planchas la ropa de toda la semana quemarás cerca de
95 calorías. Pero también otras labores como limpiar las ventanas en profundidad durante una hora te ayudarán a quemar más de 340 calorías.

Ir de compras
¿Sabías que dos horas de compras te pueden hacer quemar hasta 385 calorías? No hace falta que te gastes mucho dinero, con tan solo ir de tienda en tienda, buscar tu talla o vestirte y desvestirte en el probador ya estarás ayudando a cuidar tu línea.

Usar las escaleras
Olvídate del ascensor, si subes cinco pisos a pie al menos cuatro veces por semana puedes quemar hasta 300 calorías. Además, subir escaleras durante 10 minutos equivale a 12 minutos de burpees (el ejercicio de tonificación más completo que hay).

Darse un baño
¿Sabías que un baño caliente quema las mismas calorías que una buena caminata? Un estudio realizado por las universidades de Loughborough y Leicester com- probó que las personas aumentan su gasto de energía en 126 calorías durante el transcurso de un baño con agua caliente. Esto se debe a el organismo se ve obligado a quemar calorías solo por el hecho de contrarrestar el enfriamiento del cuerpo.

Pasar la aspiradora
Aspirar toda la casa puede ser una de las tareas más agotadoras, pero si pones empeño puedes quemar más de 238 calorías. Y si cortas el césped del jardín durante 30 minutos te desharás de 190 más.