El 12 de octubre es el día en el que España celebra su Fiesta Nacional. Y lo hace, como tradicionalmente, con el anual desfile de las Fuerzas Armadas que recorre el Paseo de la Castellana, una de las principales calles de la capital. Más tarde, ya en el Palacio Real tiene lugar una recepción oficial de la Familia Real Española. Una cita que no quieren perderse los principales líderes políticos de casi todos los partidos, los miembros del Gobierno y representantes del mundo de la cultura y sociedad españolas. Aunque es un día multitudinario, si hay alguien que ocupe todas las miradas, esa es la Reina Letizia.

La esposa del Rey Felipe lleva una muy buena temporada en cuanto a looks se refiere y hoy, fiesta nacional, no podía ser menos. Letizia ha dado en el clavo con su vestido color rosa empolvado de corte midi y parte superior a modo de camisa de tul bordado con pequeñas mariposas. Como en la mayoría de los actos importantes, la reina se ha puesto en manos de Felipe Varela, el que muy probablemente sea su diseñador favorito.

Aunque el look destacaba por sí mismo (y porque se asemeja mucho a uno que ya llevó la duquesa de Cambridge), Letizia ha sabido sacarle aún más partido gracias a los complementos. Al bolso clutch de color rosa y a los salones con tiras de silicona, la reina ha añadido unos preciosos pendientes esmaltados a juego con el vestido en tono rosa talco que pertenecen al joyero de la Reina Sofía.

1El joyero real de Sofía

2En su visita oficial a Japón

3Combinados también con rosa

4Un dos piezas muy favorecedor

5Un préstamo que le favorece especialmente

6La combinación perfecta

7Un vestido de 10

8El recogido, todo un acierto