Pauline Ducruet no acierta y se pone diez años encima con su estilismo

Las nuevas generaciones de la familia real de Mónaco están muy relacionadas con el glamour del cine, siguiendo la estela de la abuela Garce Kelly. Si hace unos días era Carlota Casiraghi quien acaparó los flashes en La Croisette, ahora ha sido su prima, Pauline Ducruet, una de las estrellas de la Gala AmFAR.

La hija de Estefanía de Mónaco es una apasionada de la moda y está centrando su carrera profesional en ese terreno, tras estudiar en París y Nueva York y lanzar su propia línea hace dos años. Pero en esta glamurosa cita su elección fue de lo más desafortunada, con un diseño nada propio para sus 25 años.
Pauline optó por un mono en azul noche de seda, de pantalón palazzo y manga corta, con un fino cinturón negro, de la firma Alter Designs. Un diseño sencillo, pero excesivamente clásico, que le ponía diez años encima.
La joven acompañó el estilismo con unas espectaculares joyas de diamantes y zafiros, de la firma Piaget, que coordinaban perfectamente con su traje.

Aunque Pauline ha heredado la belleza de todas las mujeres de la familia Grimaldi, en esta ocasión no acertó con su estilismo, y mucho menos cuando estamos hablando del glamour que reina en todas las alfombras rojas de Cannes.

6Pauline Ducruet fue una de las invitadas a la Gala AmFAR

5Eligió un mono de seda de Alter Designs, muy clásico para su edad

4Pauline, de 25 años, parecía mucho mayor con su estilismo

3

2La hija de Estefanía eligió joyas de diamantes de zafiros, de Piaget

1Tanto en el maquillaje como en el peinado optó por la naturalidad