Da igual que vivas en la fase 1, que el lunes tengas la gran suerte de pasar a la fase 2 o que tu ciudad aún siga en la fase 0; es imprescindible llevar mascarilla en cualquier fase de esta tan surrealista desescalada hacia la nueva normalidad. El Gobierno nos obliga a llevarla en el transporte público, donde las aglomeraciones son bastante frecuentes, pero en nuestro día a día, para salir a la calle, es nuestra responsabilidad. Tenemos que protegernos de la Covid-19 cada vez que salimos de casa y solo podemos hacerlo manteniendo la distancia de seguridad; pero también  cubriendo a conciencia nuestra nariz y boca.

Nos toca taparnos la cara con mascarilla para así ayudar a no propagar (ni contraer) el ya tan detestado virus. Quizás sea algo que nos cueste al principio pero este tan poco glamuroso complemento va a ser nuestro compañero de viaje en más de una salida estos días. Por lo que más vale que nos vayamos acostumbrando a él.

Aunque existen mascarillas de diferentes tipos, casi ninguna logra combinar con tus looks más efectivos. Blancas, negras, verdes o azules; FFP1, FFP2 o FFP3; autofiltrantes o quirúrgicas… Hay muchas clases de este tan extraño complemento y absolutamente ninguna sienta bien. Sin embargo, ese no es nuestro mayor problema ahora, ni debe serlo. La salud es lo primero y la mascarilla, lo más certero para mantenerla. El uso de este trozo de tela o de fibra es imprescindible pues con él evitamos alargar esta difícil situación más de lo deseado.

La nueva normalidad en el mundo de la moda

La realidad es que las mascarillas no son piezas especialmente bonitas pero lo cierto es que sí que son necesarias. A veces, la efectividad es más importante que la estética por lo que nos tenemos que obligar siempre que se pueda a usar mascarilla, independientemente de la ropa que llevemos. Es por ello por lo que muchas marcas ya han comenzado a concienciar a la población a través de sus campañas de moda. En ellas, las modelos lucen las prendas de la mejor forma cubriendo sus bocas y narices con mascarillas. Looks muy actuales y prendas de lo más favorecedoras acompañadas de mascarillas que consiguen normalizar algo que hace apenas unos meses era completamente excepcional.

Concretamente hablamos de tiendas como Bershka o Stradivarius, que con ropa destinada a jóvenes principalmente, han querido dar una lección de compromiso y añadir mascarillas a sus modelos. Una forma de demostrar que se puede llevar este complemento independiente de la ropa que se lleve. Sin duda, una bonita iniciativa por parte de las marcas del grupo Inditex han querido aportar su simbólico granito de arena en una situación que, de mayor o menor forma, nos supera a todas.

El ejemplo de Inditex

La cadena de tiendas de Amancio Ortega, casi desde el inicio de la pandemia, se ha involucrado de manera directa en la lucha contra el coronavirus. Las modelos con mascarillas no son más que una iniciativa más dentro de la larga cadena de acciones que la multinacional ha venido haciendo los últimos dos meses. Si los lookbooks de Bershka y Stradivarius se llenan de perfectas modelos luciendo mascarilla; las fábricas de Zara en Galicia se han dedicado a confeccionar batas para gran parte de los sanitarios que se dejan la piel para cuidar de los más vulnerables.

Inditex es muy consciente de que la Covid-19 ha afectado especialmente a nuestro país, provocando que muchos centros médicos y hospitales se viesen desbordados y casi sin material sanitario. Aunque ahora la situación esté algo más calmada, durante las primeras semanas, la situación era bastante preocupante. En ese momento, la multinacional gallega, se comprometió a donar 300.000 mascarillas quirúrgicas protectoras a la semana.

Además, la empresa ayudó a Penélope Cruz y Javier Bardem a gestionar la donación de material sanitario al Hospital de La Paz de Madrid, uno de los más afectados por el coronavirus. Concretamente, y gracias a la ayuda de Inditex, ambos actores lograron enviar 100.000 guantes de Nitrilo y 20.000 mascarillas tipo FFP2 para que médicos y enfermeros pudieran ejercer su profesión con las mayores garantías.

Ahora, y después de muchas donaciones y actuaciones, Inditex vuelve a dar un paso y a ponerse a la cabeza en cuanto a activismo se refiere. De la forma más sutil, las modelos de sus tiendas más juveniles lucen con total normalidad las mascarillas que ahora todas demos llevar. Un gran paso hacia la tan temida pero ansiada nueva normalidad.