Michelle Pfeiffer hace un pacto con el diablo (y con el mejor cirujano de Hollywood))

En los años 80 y 90 estaba en lo más alto del universo de Hollywood, pero a su indiscutible calidad de como actriz también unía ser una de las mujeres más deseadas y atractivas de la meca del cine. Han pasado los años y hoy, Michelle Pfeiffer, a sus 61 años, parece que ha hecho un pacto con el diablo y también, para que negarlo, se ha aliado con el mejor cirujano de Hollywood.
La actriz dosifica sus apariciones públicas, por eso al verla en la entrega de unos premios en Los Ángeles no hemos podido evitar fijarnos en su belleza, que permanece prácticamente intacta.

8Michelle Pfeiffer sigue siento a sus 61 años una de las actrices más atractivas

7Sus «retoques» no han sido tan excesivos como los de otras estrellas de Hollywood

6En su última aparición pública, en una entrega de premios en Los Ángeles

Sin la espectacularidad de otras colegas, Michelle deslumbró desde sus comienzos con una belleza ten enigmática como angelical. Pero como casi todas las estrellas también ha sucumbido a los cantos de sirena del bisturí, eso sí, en su caso con unos resultados mucho más naturales y mejores que otras actrices como Melanie Griffith. Meg Ryan o Renée Zellweger.
La protagonista de Los fabulosos Baker Boys se ha hecho esos pequeños retoques y las clásicas infiltraciones de bótox y ácido hialurónico, que lejos de cambiar la expresión han mantenido su misma esencia.
Estas imágenes los demuetran.

5En 1989, su gran salto a la popularidad

La película Las amistades peligrosas fue su consagración. Con 30 años la belleza de Michelle estaba en su máximo esplendor.

4En 1998, espectacular belleza

Michelle ha sido considerada como una de las actrices más atractivas de Hollywood.

3En 2007, el paso por el cirujano

La actriz ha sucumbido a la cirugía, pero ha sabido mantenerse, sin modificar su rostro ni su expresión.

2En 2011, sin rastro de arrugas

Michelle también se ha sometido a las infiltraciones de bótox que dejan el tercio superior de su cara sin rastro de arrugas y suben sus pómulos.

1En 2013

En algunas de sus apariciones públicas, sus cambios eran más evidentes.