La mujer del presidente de Estados Unidos siempre va impecable y se caracteriza por sus estupendos estilismo pero, en esta ocasión, parece que no estuvo muy acertada y ha recibido criticas por su inapropiada elección. Melania Trump participó en un acto para plantar un árbol en el jardín de la Casa Blanca, una costumbre que inició Michelle Obama, y no tuvo ningún reparo en coger la pala luciendo una falda de vuelo de Valentino, que cuesta 2.700 euros, y unos zapatos de Christian Louboutin de 700 euros. Pero no eran unos zapatos cualquiera, sino unos bonitos estilettos rosa palo de 12 centímetros de tacón muy poco adecuados para caminar por un jardín. Se puede decir en su defensa, que Melania, de 48 años, tenía que asistir después a una recepción oficial junto a su marido.