La duquesa de Sussex por fin ha decidido darse un baño de masas con su pueblo, cuatro meses después de conseguir el título y lo ha hecho acompañada de su marido, el príncipe Harry, y con un look que ha llamado mucho la atención a propios y extraños.