Pasito a pasito y despacito (como bien diría Luis Fonsi),  Máxima de Holanda se ha convertido en una de las royals más elegantes y mejor vestidas del panorama actual. Aunque comenzó con estilismos algo más desastrosos, la monarca holandesa de sangre argentina ha ido poco a poco enamorándonos a todas con cada una de sus prendas y decisiones estilísticas. Ella es exagerada, divertida y muy atrevida lo que hace que sus looks, llenos de color y con llamativos complementos, sean ahora de nuestros favoritos.

Si no es con un llamativo traje amarillo, la veremos con un floreado vestido estampado o con un top de mangas abullonadas XXL. El caso es lucir prendas que, en mayor o menor medida, llamen la atención. Por algo la llaman la reina del exceso. Ella siempre sabe cómo ser el centro de todas las miradas a través de sus estilismos y en su última aparición pública, no ha sido menos. La reina acudía a la entrega de los Premios Orange Apples, que este año se han celebrado de manera virtual, con un conjunto tan exquisito como llamativo. Dos piezas en rosa chicle que ha acompañado de enormes perlas con las que nos ha vuelto a conquistar. Más es más y, a veces, también mejor.

Un conjunto rosa de lo más acertado

Como si se tratase de una Barbie ejecutiva, la reina de Holanda optó por un conjunto de dos piezas en rosa chicle que no puede gustarnos más. Formado por una camisa con escote en pico, sin botones y manga midi y unos pantalones rectos de talle alto, el conjunto fluido estilizaba especialmente la figura de la monarca. Combinado con unos stilettos de ante en tono nude, una cartera y un pañuelo a juego, la mezcla de tonalidades rosas nos resulta tan arriesgada como acertada. ¡Está estupenda!

Máxima de Holanda, que sin sus accesorios se niega a salir de palacio, eligió unas joyas que, si bien a algunas pueden resultarles excesivas, a nosotras nos parecen todo un acierto. Decoró su cuello con un collar de lo que parecen ser perlas, adornado con una flor también en rosa. Un complemento que acaba siendo la guinda perfecta para este pastel tan apetecible que es su look. A modo de pendientes, la royal holandesa escogió unas flores a conjunto con el detalle del collar que demuestran, una vez más, que ella cuida hasta el más mínimo detalle de sus estilismos.

No tuvo que añadir mucho más para que su look fuera de lo más ideal. Un gran anillo, un par de sencillas pulseras, un fino reloj en color negro y su rubia melena suelta hicieron el resto. Máxima de Holanda demuestra día a día que ella merece el título de la royal más estilosa y, aunque Rania de Jordania, Kate Middleton y Letizia luchen también por el puesto, lo cierto es que la holandesa no para de hacer méritos para conseguir conquistar el podio.