Máxima de Holanda ha acudido, como viene siento habitual, a la tradicional recepción de Año Nuevo en el El Palacio Huis ten Bosch de La Haya, la residencia del rey Guillermo y su familia. Para la ocasión, volvió a hacer alarde de su estilo con un look de pies a cabeza que no tiene desperdicio alguno y que nos encanta en todos los sentidos.

Ha optado por un vestido a la rodilla en azul y dorado repleto de brocados con manga francesa. Aunque lo que más ha llamado la atención ha sido la terminación tanto en el bajo de la falda como en el escote con pequeñas plumas en azul noche, que le aportaban un aire sofisticado y glamuroso sin llegar a ser excesivo. Lo ha combinado con unos clásicos salones de ante al tono.

Pero sin lugar a dudas, la Reina holandesa hoy presumía de un aire como si se tratara de una actriz hollywoodense. ¿El motivo? Su beauty look. Máxima ha peinado su larga melena rubia con unas ondas aparentemente desenfadas que le restaban años de encima. Aunque lo más sin lugar a dudas ha sido su maquillaje especial.

Máxima ha brillado con unas sombras de ojos en azul metalizado bastante llamativas que han llamado la atención y doble capa de máscara de pestañas. Ha dejado todo el protagonismo a sus ojos por lo que ha apostado por un poco de gloss para sus labios y un sutil blush para unas mejillas sonrosadas. ¿El resultado? Una Reina que bien podría pasar por la red carpet de los Oscar el próximo 9 de febrero.

1Máxima ha reaparecido con un vestido midi en azul y dorado con brocados

2Nos encantan las plumas de la terminación de su falda y escote

3Ha brillado con un beauty look digno de una estrella d Hollywood

4Ha peinado su melena rubia con ondas perfectamente onduladas

5Sus sombras metalizadas en azul le ponían el toque moderno

6Ha lucido unos pendientes de zafiro