Ahora que tienes tiempo en casa puedes sacar unos minutos para hacerte unos mimos extras. No solo la limpieza, los sérums, la crema hidratante, el contorno de ojos… también las mascarillas son fundamentales en tu rutina de belleza. Gracias a ellas conseguimos contrarrestar diferentes problemas de nuestra piel, desde la falta de hidratación, el exceso de grasa o la posibilidad de aclarar las manchas. Pero ahora no es el momento de hablar de mascarillas profesionales, lo que te vamos a mostrar son esas que puedes hacerte tú en casa con los ingredientes de cocina que día a día tenemos a nuestra mano. Miel, yogurt, pepino, limón, huevo. aguacate… son algunos de ellos.
Solo 20  minutos son suficientes para dejar tu rostro radiante y, además, para relajarte si tanto tiempo encerrada en casa te produce cierta ansiedad.

Para una piel 10

Para exfoliar.
Tritura dos almendras hasta que queden reducidas a polvo y mézclalas con una cucharada de miel y otra de zumo de limón. A continuación pon la mascarilla sobre el rostro, deja actuar unos 10 ó 15 minutos y después retira con agua templada.

Para hidratar.
Para esta mascarilla, corta el pepino en cuadros pequeños y añade una cucharada de miel y otra de aceite de oliva. Lo más recomendable es que licues esta mezcla o la aplastes muy bien con un tenedor para que quede compacta, y después métela en la nevera durante media hora y luego aplícala en tu rostro por 20 minutos.

Antioxidante.
Lo mejor de estas mascarillas es que las pueden utilizar todo tipo de pieles. Debes coger un par de onzas de chocolate negro, fúndelas al baño maría y mézclalo con una cucharada de aceite vegetal y con una cucharada de crema, para luego dejarlo actuar alrededor de 20 minutos.

Reafirmante.
Coge unos trozos de melocotón maduros y la clara de un huevo, mézclalo todo bien con la batidora y después aplica la mascarilla sobre el rostro durante 20 minutos, y para terminar retírala con agua fría.

Para dar luminosidad.
Mezcla un kiwi, una naranja y tres cucharadas de miel y aplica la mascarilla en el rostro  durante aproximadamente 20 minutos. Pasado este tiempo, retira con abundante agua fría o tibia.

Tipos de piel

Para la piel grasa.
Coge tres cucharadas de yogur natural, dos de avena y dos cucharadas de ralladura de naranja, y mezcla bien todos los ingredientes, coloca la pasta sobre el rostro y espera 15 minutos antes de retirarla.

Para la piel seca.
Coge un plátano y machácalo, mézclalo con cuatro cucharadas de avena y una de miel. Una vez obtenida la pasta, déjala actuar 15 minutos y retírala con abundante agua.

Manchas, acné, puntos negros…

Combatir manchas.
Esta mascarilla la haces con una cucharada de miel y una de limón. Aplica la pasta en el rostro y retira después de dejarla actuar durante 15 minutos.

Contra el acné.
Prepara una infusión de manzanilla, coge el tallo de una planta de aloe vera y sácale el líquido para añadirlo a la manzanilla. Después, añade un puñado de cilantro, tritura la mezcla y coloca la pasta en el rostro dejándola actuar durante 15 minutos. Después, retira con agua templada.

Para los puntos negros.
Exprime medio limón, echa una cucharada de azúcar y mueve hasta que se forme como una pasta. A continuación lávate el rostro con agua y aplica la mascarilla en forma circular, déjala durante 20 minutos y retírala con agua fría.