El maquillaje puede quitarte o ponerte años de más. Te contamos cómo maquillarte para aparentar diez años menos.
Hay una regla básica que consiste en el juego de luces y sombras: todo lo que queramos disimular o esconder debe ir en tonos oscuros, mientras que todo aquello que queramos destacar tiene que ser en tonos claros. En eso consiste la famosa técnica del contouring, que tan bien manejan celebrities como Kim Kardashian.

Base de maquillaje

Olvídate de las texturas mates y decántate por una base de maquillaje hidratante con acabado satinado, de un tono igual al de tu piel (para probarlo nada del dorso de la mano como hacemos habitualmente, debes hacerlo en la mandíbula y comprobar que se funde perfectamente con tu tono). La cobertura debe ser natural, porque si es muy pesada consigues el efecto contrario.

Unlimited Foundation, de Kiko Milano 10,45 €

 

Corrector de ojeras

Es un aliado esencial (siempre un tono más claro que la base de maquillaje), pero tienes que tener cuidado con él, ya que si no lo utilizas bien puede producir el efecto contrario y resaltar más las arruguitas y las líneas de expresión alrededor de los ojos. Para tapar las imperfecciones como ojeras, rojeces, líneas… hazte con un corrector fluido, que te ayudará a lograr una piel más uniforme.
Aplícalo bajo los ojos y difumínalo hacia las sienes, siguiendo el hueso del pómulo para conseguir elevar la mirada.

Iluminador

Una buena forma de darle vitalidad y luz al rostro es utilizando el iluminador.  Aplícalo en frente, nariz, barbilla, pómulos y encima del labio superior, difuminándolo muy bien.

Touche Eclat, de Yves Saint Laurent 36 €

Colorete

Es otro de los mejores aliados para tener una buena cara al instante. Los tonos melocotón resultan los más idóneos para rejuvenecer el rostro.
Aplícalos con brocha en la zona más alta del pómulo bajando hacia el mentón para realzarlos.

Blush Prodige, de Clarins 40 €

Ojos

La edad también se deja notar mucho en la mirada. Aquí hay que englobar tanto las cejas, como las pestañas y el párpado.
Con el paso de los años las cejas van perdiendo pelo y el color se va bajando, defínelas muy suavemente con un lápiz (levantando y dibujando el arco de la ceja), para logar una mayor expresividad. Si aplicas un toque de iluminador debajo de la línea inferior de la ceja lograrás, además, un pequeño efecto lifting.
Para los párpados caídos utiliza una sombra en tono marrón, justo en el pliegue de los párpados para definirlos y subirlos, y marca la línea superior de las pestañas con un lápiz marrón, alargándola hasta el rabillo del ojo. Evita dibujar la línea inferior porque envejece y empequeñece la mirada.
Utiliza sombras de ojos mate, nunca glitter.
Para la pestañas utiliza un rizador, que te abrirá la mirada y máscara para hacerlas más densas y largas, otro de los signos evidentes de juventud.

Les 4 Ombres de Chanel 54 €

Sublime Lashes, de Sensilis 13,90 €

Boca

Con el paso de los años los labios pierden colágeno y volumen. Para recuperar su línea natural utiliza un perfilador del tono del labial, y así los harás más gruesos.
Para los labiales opta por los tonos más suaves (rosa, nude, coral). Ten en cuenta que los tonos oscuros favorecen menos porque con la edad los dientes tienden a amarillear y ese contraste no es demasiado estético.
En el acabado es preferible el gloss al mate, que te hace mayor y resalta más las imperfecciones de los labios.

Perfilador de Deborah 6,80 €

LacquerInk Lip Shine, de Shiseido