¿Maquillaje caducado? ¿Podemos seguir utilizándolo? Una cosa está clara: la fecha aproximada de vida de los productos de maquillaje depende de factores externos como la higiene, el clima o la calidad del fabricante. Para saber la fecha de caducidad hay fijarse en la parte de atrás de la caja y encontrar un símbolo de un envase abierto con un número y una ‘M’. Por ejemplo, si el símbolo es ’12 M’ significa que el producto durará 12 meses una vez abierto.

Si no hemos abierto el producto, y queremos saber si el maquillaje está caducado, hay que calcular tres años desde la fecha de fabricación, Y esto se aplica sobre todo a productos fluidos y grasos, el maquillaje más propenso a estropearse. La fecha está en el  “batch code”. Es un código serigrafiado en el envase que nos indica el país y la fecha de fabricación.

1Bases de maquillaje o correctores:

Deben estar a temperatura ambiente, sin cambios radicales de temperatura y cerrarse bien. Si el producto es de buena calidad no tenemos porqué acabar con maquillaje caducado en nuestro neceser.

En cuestión de bases, nosotras apostamos por esta, la Can’t Stop Won’t Stop de Nyx (16,90 €). Ligera, de larga duración y resistente al agua. De textura cremosa le da a nuestra piel una cobertura mate genial. Y además controla los brillos y matifica.

2Polvos sueltos y polvos bronceadores

Los productos en polvo no contienen agua por lo que pueden durar mucho más que los líquidos y son mas fáciles de mantenerse protegidos. Si la capa exterior del producto se reseca, puedes rascarla para seguir utilizando el polvo.

Y nos gustan mucho los polvos sueltos fijadores Fixing Powder, de Wibo (4,99 €) tienen colágeno, que constituye un perfecto acabado sedoso e iluminado que nutre y humedece la piel, haciéndola suave y fresca.

3Sombras de ojos

En polvo son más fáciles que se mantengan intactos. Si se reseque la parte de arriba, rasca y lo solucionarás, igual que en los polvos sueltos y los bronceadores. Si la sombra es en formato crema o gel y usas tus dedos para aplicarla, tápala bien. Un truco, para que dure más: puedes tenerla en la nevera.

Nosotras nos quedamos con esta preciosa sombra color azul de los Eyeshadow Compact, de Urban Decay (20 €). Una textura suave, increíblemente aterciopelada y de larga duración

4Delineadores y lápices de ojos

Los lápices para ojos, cejas o labios tienen un período de vida más largo porque se van renovando cada vez que les sacas punta. El delineador líquido o en gel suele durar de seis meses a un año. Pasado ese tiempo, el producto de maquillaje está oficialmente  caducado.

El Tattoo Liner Eyeliner con Pincel Semipermanente, de Maybelline (9,99 €) resiste roces, se aplica de manera rápida y sencilla y se desmaquilla muy fácil con agua caliente o agua micelar, sin dejar restos.

5Máscara de pestañas

Si no se secan antes, duran alrededor de tres meses. Fíjate en que no tenga grumos o haya cambiado su textura. Un truco cuando ya está seca es darle un poco de calor y te aguantará un poco más.

Nuestra favorita esta temporada es Lash Princess Máscara Volumen Waterproof, de Essence (4,20 €). Nos encanta la relación calidad-precio de esta marca y nos gusta mucho esta máscara, resistente al agua y que crea un efecto volumen espectacular. 

6Barras de labios

Existe la creencia de que las barras de labios pueden durar hasta tres años. Pero son más propensas a las bacterias si los compartes o si has tenido alguna infección en los labios. Para evitarlo, coge un poco de labial con una espátula para aplicarlo. Si tu labial cambia de sabor u olor, ¡tíralo de inmediato!.

En nuestra lista hemos elegido Les Macarons Labial Líquido Ultra Matte, de L’Oreal Paris (10,95 €). Un labial de larga duración y cobertura total, con una pigmentación increíble para unos labios perfectos.

7Brochas

Si hablamos de maquillaje caducado, técnicamente no deberíamos incluir las brochas. No tienen fecha de caducidad pero requieren de unos cuidados específicos de higiene y desinfección. Límpialas después de cada uso con agua y jabón neutro o con un producto especial para limpiar brochas. Y hay que lavarlas al menos una vez a la semana, evitando que la humedad se cuele en la virola y la estropee.

A nosotros nos encantan las bochas de Maiko. Como esta, la número 1014 de la colección Luxury Grey (8,99 €). Es Duo, de doble fibra y corte plano, perfecto para aplicar y difuminar polvos. 

8Cremas hidratantes

Cuanto más natural sea la crema menos conservantes llevará. Eso quiere decir que el tiempo de uso una vez abierto se reduce. Hay que fijarse en el color, el aroma y el tacto. Es decir, si tiene grumos, si se ha amarilleado, oxidaciones, enranciamientos…

Estamos probando ahora la Crema Hidratante Ligera Regenerist Whip, de Olay (35,50 €) y nos gusta much. Es una crema anti-edad ligera que reafirma y con complejo avanzado de aminopéptidos, que  ayuda a reducir la apariencia de las líneas de expresión y las arrugas.

9Contorno de ojos

En este caso sí aconsejamos seguir las indicaciones y recomendaciones del fabricante y no utilizarlo pasado ese tiempo. ¿La razón? se aplica en una zona muy delicada, donde la piel es mucho más fina y puede reaccionar con facilidad, al ser muy sensible, así que mejor no jugárnosla.

Hemos elegido la estupenda Loción contorno de ojos The Ritual of Namasté, de Rituals (24 €). Un gel en roll-on con efecto revitalizante que reafirma la zona del contorno de ojos y reduce la intensidad de ojeras y bolsas, dejando los ojos frescos e hidratados. Con con Ácido Hialurónico y Rosa de la India

10Cremas solares

En general, con las creas para protegernos del sol, lo mejor es cambiarlas cada año, aunque no estén abiertas, porque son delicadas y nos arriesgamos a que pierdan sus propiedades. Y teniendo en cuenta los problemas de piel que causa el sol, eso es lo menos indicado del mundo.

Protección Facial Antiedad Pieles Atópicas, de Gisèle Denis (11,95 €) es una emulsión solar de protección muy alta que ayuda a prevenir la formación de manchas, arrugas y el envejecimiento prematuro de la piel. Apta para todo tipo de pieles, pero especialmente pensada para las atópicas.