La influencer Madame de Rosa ha dado un ejemplo de conciencia social que ninguna nos esperábamos y es para aplaudirle (y muy fuertemente). Lo ha hecho a través de su cuenta de Instagram y nos ha pillado por sorpresa. Ángela Rozas Saiz, que así es como se llama verdaderamente, ha subido hace unos minutos un IGTV en el que contaba a sus más de 500 mil seguidoras la decisión que ha tomado: volverá a trabajar como enfermera durante la crisis sanitaria del coronavirus. «Recibí hace unos días un mensaje de una compañera mía enfermara diciéndome que se necesitaba urgentemente más personal sanitario […] así que mandé mi curriculum y el lunes voy a trabajar en una planta en el Hospital de La Paz habilitada toda con gente infectada por coronavirus», contaba ante la cámara.

La influencer, que ha explicado los motivos que la han llevado a tomar esta decisión, se ha definido a sí misma como valiente. Un adjetivo que creemos que le viene como anillo al dedo. «Me sentía en la obligación moral de hacerlo», explicaba. La situación de los profesionales sanitarios en hospitales, clínicas y urgencias no está siendo nada fácil y que ella, sin aparente necesidad, decida meterse, según sus propias palabras, «en la boca del lobo», es un gesto más que generoso y valiente.

Con los servicios médicos al borde del colapso, cualquier esfuerzo cuenta y Madame de Rosa ha querido tender su mano. La íntima amiga de Dulceida y compañera de Fashion Weeks ha confesado que, aunque ha sentido miedo al tomar la decisión, cree que es lo correcto. «Al principio me daba miedo, el medio es humano. Me daba miedo sobre todo por mi familia, por exponerles», explicaba en su vídeo. «También es egoísta por mi parte: sé que si no lo hago, no me voy a sentir bien y si lo hago, me voy a sentir mejor». Una lección de valentía que alabamos desde aquí. Nos encanta que los influencers sean, de verdad, buenas influencias. ¡Gracias!