Cada vez son más las empresas que sacan su lado más solidario y se unen a iniciativas y a donaciones para ganar la lucha contra el Covid-19. La última en hacerlo ha sido MAC Cosmetics, que este lunes anunció la donación de 10 millones de dólares a través de su
campaña VIVA GLAM, que apoya a organizaciones y programas que proporcionan  necesidades y servicios esenciales. La compañía dedicará 10 millones de dólares a
250 organizaciones de todo el mundo que están en primera línea ayudando a las
personas con mayor riesgo durante la pandemia del coronavirus.

26 años y 500 Millones de dólares después de que M·A·C VIVA GLAM naciera en 1994, todavía sigue comprometido en apoyar a comunidades vulnerables ante una nueva pandemia mundial. El apoyo adicional proporcionará a organizaciones existentes con las que M·A·C Cosmetics colabora fondos para ayudar en la lucha contra el COVID-19.
Esta ayuda contribuye en diversos ámbitos, desde proporcionar servicios vitales para los beneficiarios tales como asegurar el suministro de alimentos y medicamentos, el acceso permanente a la información, así como la detección y tratamiento de casos confirmados.
En España, se ha otorgado una subvención extra a la Fundación de la Lucha contra el Sida para apoyar su línea de investigación en COVID19.

Estudian un tratamiento para reducir el contagio del coronavirus

El estudio clínico liderado por los doctores Oriol Mitjà y Bonaventura Clotet, de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas y el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, está dirigido a identificar un tratamiento para reducir la transmisión del COVID-19. La intervención es doble: en primer lugar, a los pacientes afectados por COVID-19 se les administra Darunavir, un antiviral que se utiliza como medicamento contra el VIH, con el objetivo de reducir la carga viral y, por tanto, la capacidad de transmitir el virus a otros. Por otra parte, a las personas que han estado en estrecho contacto con los casos positivos se les administrará un tratamiento preventivo en base a hidroxicloroquina, un  medicamento utilizado contra la malaria, para evitar que desarrollen la enfermedad. El proyecto ha sido aprobado por el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya y la Agencia Española del Medicamento, y el aval de la Organización Mundial de la Salud (OMS).