El clan Kardashian no deja de sorprendernos. Lo último ha sido la posibilidad de que Kim Kardashian se convierta en la próxima primera dama de los Estados Unidos tras el anuncio de su marido, Kanye West, de lanzarse a la carrera por ocupar la Casa Blanca en las próximas elecciones de noviembre. ¿Os imagináis a Kim con sus sensuales looks en una cena de Estado al lado de la reina Letizia? Aunque esa posibilidad parece bastante remota, sí hemos encontrado otra pequeña conexión con la otra royal más fashion, Rania de Jordania.

La reina hachemita es una de las mujeres más elegantes del mundo y de las que más sabe de moda. Con la elección de la firma de su último look no ha hecho más que confirmarlo. Rania acudió con su hija mayor, la princesa  Princesa Iman, a visitar la ciudad de  Um Qais, siguiendo el ejemplo del resto de la realeza en estos tiempos de recorrer sus respectivos países con la intención de promocionar el turismo y el comercio local tras la crisis de coronavirus: «Amé pasar tiempo con Iman y la maravillosa gente de Beit Al Baraka y Beil Al Ward en Um Qais hoy. ¡No puedo recomendarlo más!”, escribió Rania.

Pero al fijarnos en su look es donde vimos la conexión Kardashian, porque la Soberana eligió una blusa de la firma de lujo streetwear Off-White, del diseñador Virgil Abloh, que tiene como socio al  rapero Kanye West, marido de Kim Kardashian. Es un diseño de seda en fucsia con estampado geométrico en blanco, con las mangas amplias, cierre con dos botones y un fajín incorporado. Su precio es de 850 euros.

 

Perfecta combinación

Rania hizo una magnífica combinación en clave casual, con unos culottes en blanco y unas zapatillas también en blanco, de Adidas, del complemento de moda al que no se resisten ni las royals.
Una prueba más de que la soberana hachemita está tan al tanto del universo fashion como la mayor de las influencers.

Las gafas de sol con cristales azules de Chanel completaron su look.