Fue una conocida modelo de los 90, pero sobre todo fue la eterna novia de Hugh Grant. Ahora Liz Hurley acaba de demostrar a sus casi 55 años (los cumple el 10 de junio), que se mantiene igual de espectacular que en su época dorada, y lo ha hecho a través de uno de sus icónicos vestidos. La modelo y actriz se ha vuelto a poner un sexy vestido de Versace en un lila brillante con la característica abertura marca de la casa, que estrenó en los CFDA American Fashion Awards en junio de 1999. Aunque en esta ocasión lo hizo para estar tumbada en casa viendo la tele: “Simplemente tumbada en casa viendo la televisión para @harpersbazaarus con un vestido de @versace que llevé hace 21 años en los #cfdaawards #cuarentena #nuevesemanasmañana”, escribía Hurley en su Instagram.

Y realmente el tiempo no ha pasado por ella, porque recuperando la imagen de hace 21 años podemos comprobar que Elizabeth Hurley está prácticamente igual, algo que le sucede a todas las tops de su generación.

El vestido más icónico de Liz Hurley y Versace

Pero este no es el vestido más representativo que lució Hurley, ni tampoco el de Gianni Versace. Para la historia de la moda siempre quedará el vestido que la exmodelo llevó en 1994 para el estreno en Londres de la película Cuatro bodas y un funeral, que protagonizaba su entonces novio, Hugh Grant. Fue bautizado como el ‘That Dress’ (Ese vestido) y puede considerarse uno de los modelos más sexys de todos los tiempos, con pronunciado escote, gran abertura y cerrado con imperdibles dorados estratégicamente colocados para que no se viera más de lo necesario. Un vestido que muchos consideran el más influyente de toda la carrera del modisto italiano.

La genética tiene mucho que ver en su espectacular cuerpo, pero también la alimentación y el ejercicio son responsables: «Hago mucho ejercicio, pero en realidad es la jardinería… cortar un seto, usar mi motosierra para cortar un árbol, talar…», afirmaba hace tiempo en una entrevista.