Las mejores sopas devoragrasas

Un alimento quemagrasas es rico en agua, vitaminas, minerales y pobre en lípidos y calorías. Prepararte sopas y cremas con estos ingredientes, hará que pierdas peso de maneral gradual y continuada. La mejor manera de entrar en calor de forma sana y ligera.

Existen alimentos que, por su capacidad diurética y por las calorías que se queman al digerirse, resultan auténticos milagros quemagrasas, perfectos para perder los molestos kilos de más que tenemos acumulados. ¿Qué podemos meter en la cesta de la compra este otoño para hacer unas sopas apeticibles, calientes y ligeras que nos ayuden a controlar el peso? Toma buena nota de las materias primas que debes tener en casa, sí o sí.

Verduras y hortalizas light

Alcachofas. Tienen un alto contenido en fibra, casi un 10 por ciento de su aporte nutricional total. Además tienen muy pocas calorías, 18 cada 100 gramos. Por si fuera poco, reactivan la cinarina, que favorece la producción de bilis y permite desintoxicar el hígado.

Remolacha. Aporta 42 calorías cada 100 gr. Tiene un alto poder antioxidante. En general, todos los alimentos rojos, violetas y verdes lo tienen también. Aporta magnesio, un mineral que participa activamente en la eliminación de la grasa sobrante.

Brócoli. Es uno de esos alimentos casi mágicos en los que el organismo gasta muchas calorías en digerir, casi más de las que el propio alimento aporta. Solo tiene 25 calorías cada 100 gr. Así que, por muchas razones, es el alimento perfecto para luchar contra el sobrepeso. Con dosis de vitamina C y mucha fibra natural, que facilita el tránsito intestinal.

Zanahoria. Las fibras que acumula ayudan a regular las tasas de colesterol en sangre, y a promover el colesterol bueno, en contra del malo. Además es saciante y poco calórica.

Endivias. Una endivia de unos 200 gr. solo tiene 22 calorías. Es rica en fibra, lo que hace de ella un alimento saciante que además facilita la digestión. Sus aportes de magnesio y calcio las convierten en la aliadas perfectas antigrasa.

Coles. Blancas, verdes, de Bruselas… Tienen carbinol, que lucha contra la acumulación de kilos a nivel estrogénico. También tienen los nutrientes antikilos como la vitamina C y el magnesio.

Espinacas. Calcio a raudales, ese es su principal potencial nutricional. También tiene magnesio y solo tiene 27 calorías por cada 100 gr.

Aguacate. Su consumo da sensación de saciedad y sus fibras suaves estimulan el trabajo del intestino, lo que procura una buena salud digestiva. Ayuda a deshacer las grasas poco saludables del organismo.En sopas y cremas, se puede usar como decoración o para dar textura suave a los purés de verduras y hortalizas.

Las frutas antikilos

A pesar de que las sopas y cremas ofrecen un potencial détox enorme, tampoco hay que desdeñar los beneficios de algunas frutas. Puedes acabar las comidas con postres de frutas ligeros y sin azúcar, que tienen propiedades quemagrasas. ¿Cuáles son?

Cítricos. Naranjas, limones, pomelos, mandarinas… El ácido cítrico que contienen tiene propiedades para devorar y licuar las grasas pesadas, especialmente en el momenrto que se encuentran en el estómago.
Por eso siempre es una buena idea tomarlos de postre tras una comida copiosa. Tienen enormes dosis de vitamina C, otro activo aliado para no ganar peso.

Piña. Tienen bromelina, que ayuda a combustionar grasas animales, especialmente si la piña se consume en el mismo momento de los platos grasos.
Los batidos de frutas que llevan piña son también una buena opción para consumir entre horas.

Kiwi. Es una de las frutas más ricas en vitamina C, después del cassis y del limón.
Sus propiedades se concentran más en las semillas negras que en su pulpa ácida.

Bayas de goji. Es la mezcla perfecta entre calcio, fibra y vitamina C, lo que las convierte en un cóctel antigrasa que resulta de lo más eficaz. También tienen betasitosterol, un activo que ayuda a regular la tasa de colesterol en sangre.
Sus polisacáridos, según estudios recientes nutricionales, ayudan a transformar los aportes alimentarios en energía, y no en grasa.

Los 4 nutrientes clave que te aportan

Calcio. Este mineral logra depurar las grasas, sin sobrecargar la actividad de los riñones. Lo encuentras en las judías verdes y el brócoli.
Magnensio. Ayuda al organismo a quemar los azúcares sobrantes. Los frutos secos contienen grandes dosis de este mineral: nueces, avellanas y almendras.
Vitamina C. Participa en la producción de noradrenalina, una hormona que entra en juego en la producción de carnitina, un compuesto que favorece que las grasas se quemen. Fibra. Limita la absorción de grasas y azúcares. Las alcachofas tienen altas dosis de fibra natural.

una receta para cada día

Lunes

5Crema de alcachofas. (Preparación 45 min/ Cocción 30 min)

Ingredientes.  
6 corazones
de alcachofa,
1 litro
de caldo de verduras
naturales,
5 ramas de romero,
1 diente de ajo,
aceite de oliva,
pimienta
y sal

 

Pasos
1. Laminar el ajo y ponerlo a dorar con aceite de oliva en una olla grande y profunda.
2. Trocear las alcachofas y dorarlas durante unos cuatro minutos.
3. Añadir el caldo, sazonarlo y dejar cocer con las alcachofas a fuego lento durante media hora con las ramas de romero.
4. Retirar el romero y servirlo en cuencos de barro con picatostes de pan integral y un golpe de pimienta al gusto.

Martes

4Crema de remolacha (Preparación 15 min/ Cocción 30 min)

Ingredientes
3 remolachas cocidas,
1 cebolla,
10 rábanos rosas,
1 huevo, 50 cl. de caldo
de verduras naturales,
1 yogur
natural griego,
aceite de oliva,
perejil, pimienta y sal

 

Pasos
1. Pelar las remolachas y cortarlas en dados. Pelar y cortar la cebolla y rehogar todo con un punto de sal en el aceite de oliva muy caliente. Añadir el yogur.
2. Hervir el caldo de verduras y añadir las remolachas rehogadas en aceite y yogur.
3. Cocer el huevo y añadir medio a la crema, desmenuzado y cortado fino.
4. Servir decorado con el huevo restante y con los rabanitos laminados.

 

Miércoles

3Crema de coliflor (Preparación 10 min/ Cocción 20 min)

Ingredientes

300 gr. de coliflor
blanca,
1 cebolla grande,
1 bote pequeño
de leche
evaporada,
un cubito
de caldo
de verduras,
pimienta y sal

 

Pasos
  1. Cocer la coliflor con sal mientras se rehoga la cebolla en una sartén, hasta que esté dorada.
  2. Añadir la cebolla a la coliflor y añadir un chorrito de leche evaporada, al tiempo que se sigue cociendo.
  3. Incorporar poco a poco el caldo de verdura y pasar todo por el pasapuré.
  4. Servir en cuencos individuales, con un toque de pimienta y unas hojitas de perejil picado fino. Tomar muy caliente.

Jueves

2Crema de zanahoria (Preparación 15 min/ Cocción 25 min)

Ingredientes 
500 gr. de zanahorias peladas,
una cucharadita
de mantequilla,
1 cebolla,
1 naranja,
medio litro de leche
descremada,
cebollino picado,
sal

 

Pasos
1. Pelar las zanahorias y la cebolla, picar todo fino y ponerlo a calentar con la mantequilla y una pizca de sal hasta que se reblandezca todo.
2. Añadir poco a poco la leche desnatada previamente calentada y remover.
3. Pasarlo todo por la batidora y añadir el zumo de una naranja pequeña.
4. Servir en cuencos adornando la sopa con unas ramitas de cebollino picado fino y un toque de sal.
Viernes

1Crema de brócoli (Preparación 15 min/ Cocción 30 min)

Ingredientes
2 manojos
medianos
de brócoli
fresco,
leche evaporada,
medio litro
de caldo
de verduras
naturales,
sal

 

Pasos
1. Limpiar y cortar el brócoli suprimiendo las partes más duras, mientras en una cacerola se hierve el caldo de verduras con un poco de sal.
2. Una vez que el caldo hierva, incorporar el brócoli y mantenerlo al menos 10 minutos.
3. Pasarlo todo por la batidora hasta obtener un puuré fino y añadir la leche evaporada poco a poco.
4. Servir muy caliente acompañado de crouttons.