1

Vuelve los ojos a la glamurosa década de los 50 con las gafas más felinas, que te dan ese toque sofisticado y con un punto de misterio. Son muy favorecedoras, pero especialmente para los rostros triangulares, ya que alargan el rostro.

2

Todo vuelve, aunque reinventado. Los hippies años 70 encumbraron estas gafas grandes metálicas y con cristales coloreados en degradé. Hoy están otra vez en lo más alto para coronar los estilismos retro.

3

El verano es sinónimo de luz, color y también de fiesta y diversión. Esta temporada triunfan las gafas Lolita, siempre en vivos colores, perfectas para el estilo más naif. Tienen un punto loco, pero no hace falta ir a una fiesta de disfraces con ellas.

4

Saca la estrella que llevas dentro y atrévete con las gafas más llamativas y XXL, con apliques de strass, dorados, o incluso perlas. Deja todo el protagonismo a este complemento y olvídate de largos pendientes o collares. Con ellas no hace falta más.