Tokio, la capital de Japón, constituye un destino perfecto para comenzar el viaje de novios, una ciudad repleta de buenos recuerdos a través del país asiático. Anuncios publicitarios con potentes y coloridas luces de neón, tiendas de tecnología y moda, establecimientos abiertos durante las 24 horas del día…

Podría parecer que nos encontramos en Times Square, en pleno centro de Nueva York, pero no, estamos hablando de Shinjuku, el barrio más famoso y cosmopolita de Tokio, cuya iluminación recuerda precisamente al Times Square neoyorkino o al Piccadilly Circus de Londres. Shinjuku, cuenta con una estación de metro considerada como una de las más transitadas no sólo de Japón, sino de todo el mundo.

Pero si hablamos de grandes cifras, uno de los edificios que más destacan en la capital nipona es el Metropolitan Government Building, que con sus 243 metros de altura alberga la sede del ayuntamiento de esta ciudad. En la primera planta del edificio encontraréis la oficina de información turística donde podréis encontrar mapas de la ciudad y visitas turísticas gratuitas ofrecidas por voluntarios (en inglés). También cuenta con dos observatorios a 202 metros de altura, uno en la torre sur y otro en la torre norte. Las vistas de 360º son magníficas a cualquier hora y es completamente gratuito.


A pesar de su crónico estrés y ajetreo, en la ciudad de Tokio también encontraréis con remansos de paz donde poder descansar de tanta actividad frenética. Uno de ellos es el parque Yoyogi, un Central Park a la japonesa donde poder practicar deporte o dar un tranquilo paseo.

 

Pero Japón es mucho más que Tokio. Desde la capital japonesa podemos tomar un tren que en un cómodo trayecto de un par de horas os conducirá hasta Nikko, ciudad cuyo conjunto de templos y santuarios fueron declarados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. No es casualidad por tanto que una de las construcciones con mayor patrimonio cultural de Japón se encuentre en este lugar. Se trata del santuario Toshogu, de una extraordinaria y singular belleza. No debéis abandonar Nikko sin cruzar el puente Shinkyo sobre el río Daiya. Este puente sagrado lacrado de un intenso color rojizo, y que en la época feudal sólo el emperador tenía derecho a cruzarlo, nos conduce hasta un bello parque cuya visita merece la pena, hablamos del Parque Nacional de Nikko, donde disfrutaréis de un sobrecogedor paisaje.

Kioto, otra de las ciudades más importantes de Japón, debe su merecida fama a sus excelentemente preservados sitios históricos. Fue capital de Japón y residencia del emperador. En esta ciudad hallaremos la esencia del país del Sol Naciente visitando los monumentos más representativos como el Palacio Imperial, el Castillo Nijō, el Kinkaku-ji y el Ginkaku-ji, el Santuario Heian o el de Fushimi Inari-taisha, los exponentes más bellos de la isla nipona.

Pero Japón no sólo es conocido por sus maravillas y joyas monumentales, sino también naturales. Y el monte Fuji es su principal estandarte. No es una cumbre nevada más. Sus alrededores suponen todo un paraíso medioambiental repleto de atractivos, como por ejemplo el conjunto de lagos que se encuentran en sus proximidades. Aunque su estampa más famosa la forman sus cerezos en flor en primavera, cualquier época del año resulta preciosa para contemplar esta majestuosa zona. Para aquellos que deseen conocer una de las zonas más espirituales del país nipón resulta recomendable acercarse hasta Kamakura, con una destacada colección de templos y santuarios. Aunque si por algo es conocida esta localidad japonesa es por su gigantesca escultura de Budha.

Todo el exotismo del lejano Oriente te espera en el país del sol naciente.

Disfruta de una estancia en Japón de la mano de Nautalia Viajes, visitando Hakore, Nara y Kioto durante 8 días / 6 noches desde 2.310€.
INFORMACIÓN Y RESERVAS EN OFICINAS NAUTALIA VIAJES
Tel. 900 811 006
www.nautaliaviajes.com