Son muchas las prendas que este verano no nos vamos a querer perder después de estos meses en casa, pero si tuviéramos que elegir una por encima de todas, esa es, sin duda, el vestido blanco. No hay celebritie a la que no hayamos visto ya con uno. Desde el estilo romántico de Paula Echevarría, al boho de Sara Carbonero, pasando por la tendencia de las mangas abullonadas de Amelia Bono. La última en apuntarse ha sido Ivanka Trump, para un look de viaje de impacto.

La hija del presidente de los Estados Unidos eligió un diseño muy sencillo, con cuello redondo, tirantes anchos y falda de vuelo a la rodilla, con finas tiras bordadas en zigzag de distintos colores. Un vestido al que ella le puso complementos más serios, pero que también puede resultar ideal para looks mucho más casual.
En la mano, la mascarilla con estrellas amarillas bordadas que ya le vimos combinando otro de sus vestidos, y que con este también encaja a la perfección.

Los complementos

Precisamente Ivanka lo combinó con unas sandalias nude de tacón alto con pulsera y una sola tira en el empeine de vinilo, también favoritas de royals como la reina Letizia o Máxima de Holanda, y un shoppping bag de lona azul con detalles de piel en negro.

Un look que eligió para un viaje en el Air Force One, el avión presidencial, junto a su marido, Jared Kushner, ya que ambos trabajan en el equipo de asesores del presidente Donald Trump, y habían visitado la localidad de Morristown, en New Jersey.

Tampoco se olvidó de las gafas sol, el accesorio que se ha hecho imprescindible durante todo el año, pero todavía más en estos meses. Las suyas son un modelo cat eye, muy de moda este año.
Su melena suelta, también nos dejó ver las únicas joyas que lució: unos clásicos pendientes de bola botón de perlas, que encajan con cualquier look.