Isabel Preysler ha sido la madrina de la fiesta de Ferrero Rocher con motivo del 30 aniversario. La socialité, que llegó del brazo de Jesús Vázquez, brilló como una burbuja Freixenet con un vestidazo de Temperley London, la firma favorita de Kate Middleton y que la ha llevado en multitud de ocasiones. Preysler volvió a hacer alarde de por qué la consideramos la mujer más elegante y con más clase del panorama nacional.

Isabel sorprendió con el modelo Phantom Long Dress de la firma británica. Según describe la propia marca: «Combinando el deslumbrante lamé dorado metálico, la gasa clara, los paneles de tul de punto fino y los adornos de encaje Chantilly, el vestido largo Phantom es una clase magistral en contrastes románticos». Además, se le añade un cuello con volantes y mangas de globo.

Lo cierto es que Isabel Preysler ha hecho algunos retoques al modelo original (tiene el escote abierto en V con volantes), que realmente a la pareja de Vargas Llosa le sienta muy bien. El vestido ronda los 1.200 euros, por lo que se trata de un diseño que no está al alcance de todos. Le añadió un maxi cinturón de raso en negro, que no nos gustaba mucho como quedaba.

Peinó su melena lisa como viene haciéndolo desde años y complementó el vestidazo con joyas de Rabat, firma de la que es imagen desde hace años. Preysler volvió a deslumbrar y a darnos alguna idea para las próximas navidades que ya están a la vuelta de la esquina.

1Isabel Preysler

Isabel Preysler amadrinó la fiesta de Ferrero Rocher y dio el pistoletazo de salida a la Navidad con un vestido muy propio para las fiestas que se aproximan: negros, dorados, plumetis, volantes… todo en uno.

2Un diseño exclusivo

La socialité apostó por un diseño de Temperley London, que pidió a la firma que me modificaran para ella. Se trata del modelo Phantom Long Dress, que cuesta alrededor de 1.200 euros. Preysler cambió el escote del modelo original.

3Modelo Phantom Long Dress, de Temperley London

4Modificó el escote al del modelo original

5Complementó con joyas de Rabat

6Un beauty look al que nos tiene acostumbrados