Si crees que la felicidad está en grandes victorias, en que te toque la lotería o en encontrar el amor de tu vida, estás equivocada. La felicidad está en los pequeños placeres que día a día puedes cosechar. Hygge (se pronuncia juga) no tiene una traducción literal pero sería como «cosas que te hacen sentir a gusto». Llegar a casa y quitarte los zapatos, comer tu plato favorito, tumbarte en el sofá o que suene tu canción preferida en la radio son pequeños detalles que hacen que tu día sea mucho más llevadero.
El hygge es una filosofía de vida y la nueva tendencia de moda que está ganando adeptos por todo el mundo. ¡Súmate a ella!

1Hygge= Bienestar
El término surgió de una palabra noruega que significa bienestar. La primera vez que apareció escrita en danés fue en el siglo XIX y desde entonces ha evolucionado a la idea cultural que hoy se conoce como hygge en Dinamarca.

2¿En qué consiste?
Si resumimos el concepto, se podría afirmar que es simplemente una sensación de bienestar, una forma de disfrutar de la vida con cosas sencillas. Como dice Meik Wiking en su libro Hygge, la felicidad en las pequeñas cosas, se puede conseguir este estado pasando más tiempo con amigos cercanos o familiares, sentándonos junto a un fuego con un chocolate caliente o poniéndonos calcetines calientes y ropa seca después de la tormenta. Se practica, sobre todo, cuando los ánimos están más apagados. En Dinamarca hay muchos más días grises y de frío al año, por lo que tenían que encontrar una fórmula para evitar la depre. Pero ahora, llega a todo el mundo y en cualquier estación. Lo practicas aunque no lo creas. Pero sé consciente y hazlo. Verás cómo te cambiará la vida y verás las cosas de una manera distinta. La felicidad no es tan difícil de conseguir si valoras los pequeños placeres que la vida te regala cada día.

Disfruta de la compañía de los animales.

3 Consejos básicos.
Meik Wiking en su libro menciona algunos consejos para conseguir el estado hygge.

  1. Uno de ellos es crear una iluminación hyggelig, ¿cuál es? Menos luz intensa y más velas en casa. Da igual si es de día o de noche. Y si son aromáticas mucho mejor. Llenarás de luz y calor tu hogar. En el libro también te da un truco para conseguir ese efecto a través de la luz eléctrica. Escoge varias lámparas pequeñas repartidas por la estancia. Mucho mejor que una única colgada del techo. La idea es crear pequeñas cuevas de luz por toda la habitación para que el ambiente sea más acogedor.
  2. Apuesta por el estilismo cozy. Una mezcla entre confortable e íntimo. Se basa en prendas cómodas, que no sean ajustadas: un jersey de batalla y un moño despeinado son dos de sus componentes principales. Elige tejidos como el algodón o la lana. En tu cama, lo mejor es utilizar sábanas blancas. Ten en cuenta que tu cama es tu zona de confort. Asegúrate de que sea uno de los lugares más especiales donde puedas alejarte de todo.
  3. La sede del hygge es el hogar. Los daneses adoran el diseño de interiores. El hogar es el centro de la vida social en Dinamarca y por ello suelen invertir mucho esfuerzo y dinero en que sean hyggelig. Decora tu casa con mimo y al detalle. Una de sus mayores obsesiones es su fanatismo por los mensajes escritos. Escribe tus recuerdos en bonitos blocs o pizarras. También añade flores a la decoración, siempre, naturales.
    En España, gracias a nuestro clima, también puedes practicar hygge en tu terraza. Es perfecto para desconectar.
  4. Apaga los dispositivos electrónicos. Si estás acompañado deja de lado el teléfono móvil, tabletas u ordenadores. Vive el aquí y ahora. No hay nada más confortable que desconectar cuando estás en casa.

3 cosas que harán tu
casa más hyggelig

 

Porcelana. Una bonita tetera, un jarrón sobre la mesa de comedor, tu taza favorita con la que siempre te gusta beber.

 

 

Mantas y cojines. Son imprescindibles. Sobre todo en los meses de frío. Transmiten sensación de seguridad.

 

 

La madera. Los objetos y muebles de madera aportan una sensación de comodidad y confort.

Más contenido