¿Un apartamento pequeño y decorado con una paleta de color donde el negro es el dominante? Podría parecer mala idea, pero con este ejemplo queda claro que no. Desde el techo hasta las puertas o los grifos, el negro inunda esta propuesta porque, como dice el diseñador Jamie Alexander (y padre de la criatura): «el negro, como el blanco, combina con todo». Lo cierto es que este color proporciona cierto drama y mucha sensualidad al espacio, donde los toques dorados resaltan aportando dinamismo y frescura. En el dormitorio, la elección de una tela de hojas de palmera obligó a tomar nuevas decisiones y volvió a arriesgar, apostando por una combinación en verdes y azules profundos que crean una atmósfera casi hipnotizante…

Los colores oscuros combinados con toques dorados o detalles más exóticos, como el estampado de palmeras, aporta un aire distinguido y lujoso al diseño. Además estas mezclas consiguen sorprender con un resultado elegante y refinado inesperado.
+ info en: Antic & Chic