Cambios de humor, hinchazón, dolores en la zona baja del abdomen, cansancio… ¿qué está ocurriendo? La llegada de la menstruación, su estabilidad y su desaparición, marcan diferentes etapas en la vida de la mujer, que tienen que ser tratadas de forma distinta. No pierdas detalle y aprende todo lo que tienes que conocer.

Adolescencia

A partir de los 8 años y hasta los 13, las hormonas, situadas en el cerebro de la niña, marcan el inicio de la pubertad. Llega la primera regla, el desarrollo del pecho y del vello corporal. Al ser una etapa donde los cambios hormonales se van sufriendo paulatinamente, existe cierto descontrol en el estado de ánimo de la niña. Es una época de mucha energía y líbido y, por fortuna, el estado de ánimo también se consolida.

La época más difícil para la mujer

Desde los 30 y hasta los 50, a pesar de que la mujer tiene una gran estabilidad hormonal y generalmente emocional, es una etapa díficil para ella porque se activa el conocido «reloj biológico». A partir de esta edad, la mujer podrá vivir su primer embarazo y volverá a sufrir una revolución hormonal con cambios de humor.

Menopausia: cuidado

A partir de los 50, los óvulos han dejado o están a punto de dejar de producir estrógenos, por lo que la mujer deja de tener el período menstrual. Se sufren alteraciones en su estado de ánimo y en su humor o irritabilidad. Sofocos, vértigo, altibajos emocionales, malestar…

Trucos que te ayudarán

  • No pases más de 4 horas sin comer. La grelina es una hormona liberada en el estómago que incrementa las ganas de comer y el apetito incentivando las ganas de darnos un atracón.
  • Duerme 8 horas. La melatonina, una de las hormonas más activas, es la encargada de que podamos dormir.
  • Practica ejercicio. A partir de los 40, nos falta hormona del crecimiento, encargada de frenar los efectos del envejecimiento, mantener el peso y conservar la memoria.
  • Una vida sexual activa. Se considera a la oxitocina como la hormona de la confianza y del amor, que ayuda al cerebro a establecer relaciones y a mantenerlas activas.
  • Toma un tentempié a media tarde. El cortisol es la hormona encargada de regular la respuesta ante el estrés, activando la producción de adrenalina.
  • Pasea bajo el sol. La serotonina está relacionada directamente con los estados de ánimo.

Medita 20 minutos al día

Meditar te ayuda a mantener a raya el estrés. La clave es concentrarse y dejar la mente en blanco, para poder relajarse y poder llegar a nivelar las hormonas que nos hacen sentir cansadas y desanimadas.

Planta cara a la ansiedad

Muchos de los atracones a los que sucumbimos de forma compulsiva se deben a la interacción de distintas hormonas.