Homeopatía: cúrate y mantente sano de forma natural

La homeopatía es una forma muy segura para el tratamiento de ciertas enfermedades y para obtener los resultados más eficaces. más eficaces. En España, se trabajan con 3.000 medicamentos homeopáticos, de los que se usan habitualmente entre 250 y 300, y muchos de ellos por recomendación médica. Te aportará cosas muy interesantes para tu bienestar.

4¿En qué consiste?

La homeopatía es una medicina terapéutica usada para la prevención, alivio o curación de diversas enfermedades a través de la utilización de medicamentos preparados de procedencia natural. El objetivo de la homeopatía va más allá de aliviar los síntomas procedentes de la enfermedad: busca restablecer el equilibrio del organismo. Se elaboran a partir de materias primas vegetales, animales, minerales y
químicas.

3¿Para qué se utiliza?

La homeopatía es eficaz para prevenir y tratar tanto enfermedades agudas (gripe, tos, diarrea, crisis de migraña, contusiones…), como crónicas (alergia, dermatitis, asma, ansiedad, afecciones reumáticas…).También es útil en infecciones de repetición (garganta, oídos, ginecológicas, urinarias…), e incluso en cuidados paliativos (control de síntomas como dolor o estreñimiento y alivio de efectos secundarios como las náuseas de la quimioterapia…). Puede utilizarse de forma preventiva si tienes predisposición a padecerlas.

2¿Vale para todos?

Una de las grandes ventajas de los medicamentos homeopáticos es que se suelen recomendar paratodo tipo de personas. Por su seguridad y su buena tolerancia, la homeopatía ofrece una solución óptima para aquellos pacientes que tienen limitada la toma de otros medicamentos como, por ejemplo, durante el embarazo, niños o pacientes polimedicados, enfermos crónicos…

1No crean adicción

Los medicamentos homeopáticos no provocan dependencia física al tratamiento. Tampoco te darán sueño, ni afectarán al rendimiento intelectual. A la hora de conducir puedes estar tranquila, ya que no existe ningún riesgo de quedarse dormido frente al volante.

Los medicamentos homeopáticos pueden llegar a ser tan exóticos como el veneno de serpiente o tan comunes como la cebolla. Y se encuentran tan diluídos que no provocan
ningún efecto secundario.