Meghan Markle y Kate Middleton fueron las estrellas indiscutibles en el acto celebrado en la Abadía de Westminster para conmemorar el Día de la Commonwealth, pero también nos llamó la atención la presencia de Geri Halliwell junto a su hija, Bluebell Madonna. No era la primera vez que la ex Spice Girl acudía a este acto, pero ambas nos sorprendieron con su impecable estilo tan lady.

Muy lejos han quedado ya los tiempos de la «Spice picante» sobre el escenario. Hoy la cantante ha cambiado ese estilo extravagante de aquellos años por unos looks tan clásicos como elegantes. El lugar y el acto lo requería, y Geri acertó al elegir un abrigo en blanco y negro con cinturón, de Gucci, sobre un vestido por encima de la rodilla de cuello cisne en blanco, que la convirtió en una de las invitadas mejor vestidas del acto.

El abrigo blanco, con cuellos y dos bolsillos superiores de plastón con tapeta, también en negro, y botones, marcaba la silueta con un cinturón negro con hebilla joya de doble G, emblema de la firma italiana.

El bolso de doble asa en blanco, a juego con sus guantes de piel, y los salones de charol en nude completaban el estilismo. Geri acudió junto a su hija, Bluebell Madonna, de 13 años, que también lució un look tan lady como su madre. La joven eligió un vestido midi rosa estampado de flores azules, abrigo rosa y guantes y manoletinas, también en rosa empolvado.

Pero, por encima de todo, lo que destacó del estilismo de Bluebell Madonna fue su bolso Kelly de Hermès de cocodrilo en marrón, que seguramente sacó del armario de su madre.