El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada, ya que de ella depende su correcto funcionamiento. Embarazos, partos o el simple paso de los años y la alteración de las hormonas tras la menopausia dañan la estructura muscular del suelo pélvico provocando su debilitamiento.

Algunas soluciones que te serán efectivas

  • Factor clave, la dieta. Apuesta por frutas y vegetales, proteínas no grasas, carbohidratos integrales y bebe dos litros de agua diarios.
  • Al ir al baño. Ten una postura correcta. No curves la zona lumbar, mantén la columna recta.
  • Practica ejercicios. Realízalos a diario. En los de Kegel, debes contraer los músculos de la misma manera que lo harías conteniendo la micción.

Realiza tres ejercicios de manera habitual y notarás el suelo pélvico mucho más fortalecido.

Giro de tronco

Utiliza una polea sobre bosu. El fin del ejercicio es estimular la activación de la musculatura pélvica en movimientos que simulan gestos de la vida rutinaria. Necesitarás la ayuda de la polea del gimnasio y del bosu, para añadir inestabilidad y trabajar mejor la musculatura pélvica.  Realiza giros de tronco con polea y mantén la posición durante 20 segundos.

Plancha lateral

Realizalo sobre una fitball. El objetivo es estimular los ajustes necesarios de la musculatura abdominal y del suelo pélvico para estabilizar y fortalecer la zona abdomino-lumbo-pélvica, sobre una superficie inestable. Túmbate de manera lateral sobre la pelota suiza. Intenta mantener la posición, al menos 15 segundos. Añade algo de peso para complicar el ejercicio y conseguir mejores resultados.

Lunge 

El objetivo de este ejercicio es estimular la activación de la musculatura abdominal y del suelo pélvico en movimientos que simulan gestos de la vida cotidiana. Ponte de pie, con una pierna hacia adelante y la otra hacia atrás, con ambos brazos extendidos hacia abajo. Sujeta con las dos manos algo de peso y eleva con los brazos extendidos. Aguanta 30 segundos.

Control de respiración

Realiza los ejercicios con la ayuda del winner flow, que regula tu respiración y permite la salida de aire controlada para asegurarnos la activación del músculo transverso. Se utiliza también en partos.