Han sido numerosas las ocasiones en las que se ha hablado del distanciamiento de Enrique Iglesias con su padre, pero ninguno de ellos ha sido muy dado a hablar sobre el tema. La pasada primavera se rompió este silencio y fue Julio Iglesias quien abordó la cuestión. Ahora, ha sido su hijo quien ha hablado largo y tendido sobre sus sentimientos hacia su padre en una entrevista para la revista ‘Icon’.

Según ha contado Enrique, ahora mantienen una buena relación después de diez años sin hablarse con Julio Iglesias. “A los 18 años me separé de mi familia por completo. Y fue difícil. Me fui y durante diez años no tuve absolutamente ningún contacto con mi padre. Son muchos años, sufrí mucho”, confesó el cantante. Lo cierto es que no fue hasta que falleció su abuelo en 2005, cuando Enrique tenía 30 años, que empezó a tener de nuevo contacto con su padre.

¿Qué ocurrió entre Enrique Iglesias y su padre?

Enrique Iglesias asegura que el problema entre ellos surgió por cuestiones de rivalidad y egos. Tal como contó Alfredo Fraile, el exmánager de Julio Iglesias: “Enrique le envió el disco a su padre y este dijo que era una porquería, que no iba a llegar a nada. Que el que sabía de música era él y que debería apoyarse en él. Creo que ahí se equivocó Julio”.

Por lo que ha revelado en la entrevista, no fue una época nada fácil para él, sin embargo, se refugió en la música y en su carrera. Además, al perder el contacto con su padre, también lo perdió con el resto de su familia, una situación nada agradable.

El cantante reconoció que los mellizos que ha tenido con Anna Kournikova le han cambiado mucho la forma de ver la vida, así que fue él quien dio el paso de llamar a su padre tras ver una conmovedora película: “Tuvimos una conversación muy bonita”, afirmó Enrique para ‘Icon’.

Julio Iglesias admitió hace unos meses que se ve “reflejado” en su hijo y que como él “no admite sugerencias”, y de ahí partieron sus diferencias. Para ambos está siendo muy importante estar cerca del otro después de tanto tiempo, y Enrique así lo ha demostrado con estas palabras: “Es mi padre y lo quiero con toda mi alma. Lo respeto y lo admiro y hasta en parte entiendo las cosas que ha hecho en su carrera y en su vida personal”.