ZUMBA

Adelgazar exige un poco de movimiento. Perderás esos kilitos de más de la manera más marchosa y al ritmo de la música que más te guste. Actualmente, para bajar de peso lo más popular son las clases de zumba, que no es una clase de baile como tal, pero sí una combinación de ejercicios aeróbicos que incorpora movimientos de baile en sincronía con ritmos latinos. Si lo que buscas es fortalecer la espalda, caderas, piernas, abdomen y muslos, lo que te irá bien es el ballet. Otra de las modalidades que están de moda es la danza del vientre, con la que trabajarás sobre todo el abdomen. No es tan energético como otras, pero también conseguirás grandes resultados si eres constante. Si no te gusta hacerlo sola, puedes ir a aquellas modalidades que sean en pareja:  bachata, salsa o bailes de salón. Estos últimos ejercitan la mayoría de tus músculos mientras afinas la cordinación. Hay un sinfín de opciones… Elige la que más va contigo.

BOXEO

Imita a Sylvester Stallone en la mítica película de Rocky, pero no te preocupes que no te animamos a llegar a competir. En el pasado era únicamente para aquellos aficionados a este deporte, pero es uno de los ejercicios más completos que existen, pudiendo llegar a quemar un elevado número de calorías en cada sesión de entrenamiento y definir tu cuerpo en un tiempo récord. No es necesario que te subas a un ring, solo debes aprender el entrenamiento de una boxeadora y practiques parte de esta disciplina con la ayuda de un punching ball o un saco pesado. Ganarás fuerza, agilidad, flexibilidad y quemarás grasa a un ritmo increíble. Eso sí, al principio realiza estos ejercicios con la ayuda de un entrenador y utiliza siempre unos guantes específicos de boxeo para no dañar tus puños.

ABDOMINALES

No te obsesiones con ellos. Si no practicas ejercicio aeróbico, aunque hagas 100 abdominales diarios no conseguirás un vientre plano. Primero tienes que quemar la grasa y después fortalecer el músculo del abdomen para unos resultados óptimos. Uno de los ejercicios que no pueden faltar en tu tabla es el planking (ponte en posición de hacer flexiones, dobla los codos y haz fuerza con los abdominales durante 60 segundos).

JUGAR A BOLOS

Una quedada con amigas se puede convertir en un ejercicio divertido para perder peso. Estás de enhorabuena. Elsa Pataky o Paula Echevarría ya lo saben y visitan la bolera con frecuencia. Las pruebas las tienes en sus redes sociales, donde presumen «bola en mano». Y es que con el simple gesto de lanzar una bola puedes adelgazar, ya que con el movimiento que realizas al hacer deslizar este objeto estás involucrando a numerosos músculos de tu cuerpo (desde los brazos a las piernas, pasando por la espalda). Consiguiendo así fortalecerlos. Además aumentarás la flexibilidad, la agilidad y ganarás en coordinación. Eso sí, con una sesión no será suficiente. Apúntalo a tu lista de salidas de ocio.

HAZ EJERCICIO… ¡SIN DARTE CUENTA!

No seas perezosa y aprovecha los pequeños recursos de tu día a día para mantenerte en forma. No será suficiente, pero es un paso para que tu cuerpo empiece a luchar contra el temido sedentarismo.

Sube escaleras
Si vives en un tercero, olvídate del ascensor; en el metro, pasa de las mecánicas. Al subir los escalones trabajarás la resistencia, además de los músculos de las piernas y los glúteos.

Haz la compra a pie
Llevar las bolsas desde el supermercado a casa ejercitará tus brazos. Siempre con el dorso recto para evitar el dolor de espalda… Y ¿sabías que al agacharte y ponerte de puntillas para coger los productos de las baldas te ayudará a mejorar la inflexión? En la cola, mete la barriga, manteniendo la espalda y las piernas erguidas. Una vez tengas esa postura, métela hacia dentro e inspira y expira el aire comprimido con la zona lumbar relajada. Trabajarás la zona abdominal.

Pasea al niño (o al perrito)
La cuestión es salir a la calle y caminar. Tener mascotas o hijos además de autorealizarte como persona, hace que practiques ejercicio sin darte cuenta. Los paseos diarios servirán para establecer una rutina de ejercicio.

Y EN EL GYM…

  • Spinnig
    (700 kcal) Es un trabajo cardiovascular intenso, pero a la vez no tiene impacto, lo que reduce el riesgo de sufrir una lesión. Lleva al corazón a sus máximas pulsaciones a través del pedaleo, siguiendo el ritmo de la música. A diario, 10 minutos.
  • TRX
    (400 kcal) Es un sistema de entrenamiento en suspensión que desarrolla la fuerza al mismo tiempo que se mejora la flexibilidad, el equilibrio, y la estabilidad de la parte central del cuerpo, el llamado core. 40 minutos, 3 veces por semana.
  • GAP
    (300 kcal) Esta clase se centra en tres grupos musculares: glúteos, abdominales y piernas, que son las zonas más afectadas por la vida sedentaria. Y las que más nos preocupan. Lograrás reducir volumen y tonificar con ejercicio específico. 20 minutos, 3 veces por semana.