No podía comenzar esta nueva década sin una buenísima recomendación. Llamadme supersticiosa pero me gusta entrar al nuevo año con buen pie. Y nada mejor para este hito que mi experiencia gastronómica en el restaurante leonés Pablo. 

 

En mi opinión conocer un lugar es saborearlo. Sus productos, recetas y bebidas completan en buen grado la opinión de los sitios que visitamos. En mi visita a León pude redescubrir no sólo una ciudad sino una provincia que hacía tiempo que no saboreaba. El Restaurante Pablo, galardonado con estrella Michelin fue el culpable de ello. 

Y es que visitar Restaurante Pablo es hacer un recorrido gastronómico por la provincia y en definitiva comerte León de una forma única.

La historia de esta joya gastronómica leonesa nace hace años, exactamente en 1975, con la primera generación del Restaurante Pablo ubicado a las afueras de la ciudad. Hoy en día la generación es distinta, la ubicación también pero la pasión por el producto autóctono, el trabajo duro y el amor a la gastronomía permanece intacto. 

Actualmente las manos y el alma del restaurante están detrás del matrimonio gastronómico formado por Juanjo Losada y Yolanda Rojo, chef y jefa de sala, respectivamente. Un tándem perfecto que combina la experiencia en el sector hostelero por parte de Yolanda así como la magia autodidacta que ejecuta Juanjo en la creación de sus platos. 

Su menú degustación, disponible en dos versiones (8 pases y 12 pases), se inspira en el recetario tradicional leonés para combinarlo, de forma muy sutil, con la creatividad de su chef y una despensa intensamente marcada por la estacionalidad. 

Las raíces de la tierra y el producto local como legumbres frescas de la zona de La Bañeza, carnes de buey traídas directamente de El Capricho; botillo, morcilla y cecina del Valle del Esla; quesos de Jabares de los Oteros y Ardón; truchas de Picos de Europa; setas seleccionadas por pequeños proveedores y cooperativas situadas en una de las zonas micológicas más importante del país; verduras y brotes de verduras de la Dehesa de Valdelapuerca… este es el comienzo de una extensa lista de productos de inmensa calidad todos ellos de la provincia de León.

 

El conocimiento de este buen producto ha logrado que platos como Palos de encina y hojas de morcilla, Borraja al ajillo y pimienta Sansho con emulsión de tocino, almendra y berberecho o Ciervo, remolacha, vermut, pimienta rosa y tuétano de ciervo cocido en kombu sean dignos de vivir temporalmente en sus menús degustación.

Siguiendo esta línea encontramos un impecable maridaje con producto local en base a una bodega equilibrada con por la combinación de clásicos y nuevos descubrimientos.

Decoración cálida y acogedora, dividida en un único espacio. Su cocina abierta será el foco de atención y los platos llenos de color y de estética impecable darán la vivacidad que necesita el comedor.

La propuesta de Restaurante Pablo es una aportación de sabores, sensaciones y conocimientos. Es en definitiva  una cocina que confiere personalidad y carácter a la ciudad y provincia de León. 

Una experiencia más que recomendable donde Restaurante Pablo realiza un elogio a su tierra y a la alta gastronomía. 

Lo bueno: Aprovechar a realizar una escapada para disfrutar de un regalo gastronómico de alto nivel.

Lo mejor: Producto, servicio, maridaje.

Precio medio: 8 pases 55€ (con maridaje +25€). 12 pases 75€ (con maridaje +38€).

Dirección: Los cubos 8, LEÓN Tel.: 987 21 65 62

@Mysevendays