Espacios luminosos, alegres y acogedores con piezas y acabados de alta calidad, pero todo único y personal, muy bien escogido y con carácter. El salón está decorado con piezas redondeadas, lo que mejora el flujo y crea mayor confort. El techo está pintado con pintura brillante, para reflejar la luz natural y potenciarla en toda la estancia. ¿Y dónde está la TV? Pues en realidad el cuadro que ves en medio de las estanterías es una TV que permite que la dejes con una imagen a modo de obra de arte. Pero lo que realmente nos enamoró de esta vivienda fue su comedor: ese papel de pared de estilo Chinoiserie enmarcado, combinado con esas sillas de ratán, junto a un banco corrido, nos parece exquisito. ¿Vemos el resto de la casa?